La Policía Local de Málaga investiga al propietario de un poni por abandono animal, e interviene seis gallos, uno de ellos mutilado y tuerto, y un perro.

Así, el Ayuntamiento de Málaga ha llevado a cabo un plan de presencia en la barriada La Corta, que comenzó el jueves 13 de mayo, en el que han participado varias unidades de la Policía Local de Málaga de la Jefatura de Distrito Norte, del Grupo Operativo de Apoyo (GOA), del Grupo de Investigación y Protección (GIP) y del Grupo de Protección de la Naturaleza (Gruprona), además de personal del Área de Servicios Operativos, del Servicio de Grúa, y de los Servicios de Limpieza de Málaga (Limasam).

Tras ello, los agentes del Gruprona localizaron un equino, concretamente un poni de capa alazán, el cual se encontraba caquéxico y con las pezuñas delanteras extremadamente largas. Además, solo contaba con una mínima cantidad agua en mal estado en un cubo y escasa comida colocada en un una bañera que hace las veces de comedero, en la que había elementos cortantes y punzantes, al igual que otros objetos que se observan alrededor.

Tampoco disponía el animal de un lugar apropiado para resguardarse de la lluvia y del sol, según han informado desde la Policía Local a través de un comunicado. Por ello, dada la situación del equino, los policías locales localizaron a su propietario, el cual se encontraba en su domicilio y se personó en el lugar minutos después.

El poni fue inspeccionado por veterinaria del Centro Zoosanitario Municipal, no habiendo sido asistido por veterinario desde hacía unos 18 meses. Posteriormente, tras emitirse informe veterinario del estado del animal, policías locales del Gruprona abrieron diligencias penales por la presunta autoría de un delito de abandono animal, quedando el equino en depósito a cargo de su propietario, al que se le advirtió de la obligación de mejorar las condiciones del mismo y ponerlo bajo supervisión veterinaria, situación que continúa siendo supervisada por los agentes.

También, en otro punto de la barriada, los agentes localizaron y recuperaron un perro de edad joven, cruce de pastor belga malinois, que presentaba un profundo estado de abandono, con una severa caquexia que incluso hacía que le costase ponerse en pie.

Además, el perro estaba atado con una cadena de hierro cogida al cuello mediante una candado, de tan solo unos 40 centímetros de longitud, lo que le impedía cualquier tipo de movilidad, siendo igualmente trasladado a Centro Zoosanitario, desde donde, a su vez, fue trasladado a la Sociedad Protectora de Animales para hacer todo lo posible por su recuperación, continuando igualmente la investigación abierta para intentar averiguar la propiedad por la presunta autoría de un delito de maltrato animal.

Gallos de combate

Asimismo, agentes del Gruprona de la Policía Local de Málaga localizaron e intervinieron siete gallos de raza combatiente español de diversas edades, presentando seis de ellos un buen estado de salud y encontrándose el séptimo desplumado y con mutilaciones en cresta y barbas, además de faltarle el ojo izquierdo, aves que no se encontraban identificadas, por lo que los policías locales continuarán las investigaciones para localizar a la propiedad ante la posibilidad de que pudiera haber incurrido en un delito de maltrato animal, siendo trasladados y depositados en el Centro Zoosanitario Municipal como animales de renta abandonados en la vía pública.

Controles y basura

Por otro lado, tanto agentes de la Jefatura de Distrito Norte como del GOA de la Policía Local de Málaga efectuaron diversos controles de seguridad.

En materia de tráfico, los agentes denunciaron a 60 vehículos que no habían pasado la ITV, otros 30 por carecer de seguro obligatorio y una autocaravana estacionada en la vía pública, siendo tres vehículos inmovilizados o retirados al depósito municipal. Además, los policías locales levantaron 12 actas de vehículos abandonados.

Por otro lado, se levantaron un total de siete actas de denuncia por ocupación de vía pública y se retiraron cuatro objetos abandonados. En cuanto a seguridad se refiere se identificó a unas 40 personas y se llevó a cabo un cacheo preventivo de seguridad a once de ellas.

Asimismo, por parte de Limasam se procedió a la limpieza de la calles de toda la barriada, retirando unos 22.000 kilogramos de basura. Del mismo modo, Servicios Operativos retiró unos 15.000 kilogramos de material de todo tipo. Entre las actuaciones llevadas a cabo en este sentido se desmantelaron unos 40 metros cuadrados de instalaciones dedicadas a la cría de gallos de pelea en el cauce del río Guadalete.