Algo cambió para siempre en la vida del economista y gestor bancario Oscar Recio, cuando en 2012 visitó la exposición sobre la Sábana Santa de Turín en la Catedral de Málaga. «Pensé que con la tecnología actual se podría extraer sangre de la Sábana Santa y el ADN y casi podríamos tener el genoma de Jesús, así que el próximo paso sería la clonación. Sería una paradoja muy interesante», explica este malagueño y también cofrade de 44 años.

Así surgió ‘El legado de la Síndone’ una primera parte a la que en 2015 le siguió ‘Síndone. El Trayecto de un Destino’ y ahora acaba de publicar en Amazon, en impresión por demanda, ‘Apocalipsis: la Revelación’.

Cuando al escritor se le pregunta por la Sábana Santa, lo que tiene claro es que no fue una obra del siglo XIV, «porque ni siquiera con la tecnología del siglo XXI podríamos reproducirla». Como detalla, «sabemos que es una radiación de microondas que ha durado una microfracción de segundo y que dependiendo de la distancia está hecha con mayor o menor intensidad, lo que genera una estructura tridimensional perfecta y coincide con un negativo fotográfico».

El misterioso hombre de la Sábana es el motor literario de esta novela de intriga, que debe leerse completa y no por separado, explica el autor. La tercera parte, por cierto, ha salido adelante a raíz del coronavirus: «A causa de la pandemia cerraron la sucursal bancaria de calle Larios en la que trabajaba, con lo que me dio tiempo a terminar este libro, que estaba a medio escribir desde 2014», explica.

Mientras en la primera parte se aborda la clonación de Jesús, en la segunda entrega el joven llega hasta los 21 años y en ‘Apocalipsis: la Revelación’, la obra entra de lleno en las facciones «que quieren hacerse con ese Jesús renacido, que tiene la opción de escoger si quiere ser un Cristo o un anticristo más».

Exposición sobre la Sábana Santa en 2012. | LA OPINIÓN

El hilo conductor con el que cierra la trilogía es el Apocalipsis de San Juan, un texto que, remarca Oscar Recio, ha leído «una veintena de veces y he tenido que ir sacando, verso a verso, un significado para adaptarlo al contexto de la novela».

El malagueño confiesa estar muy satisfecho con haber llegado a buen puerto el proyecto después de nueve años. «Es casi un proyecto de vida», destaca, y subraya que se ha esforzado en unificar religión y ciencia para dar coherencia a la trama, lo que le ha llevado a estudiar astrofísica durante años para afinar en el desenlace.

Historia y ficción se entremezclan en esta Trilogía de la Sábana Santa que ofrece «un giro de tuerca» argumental «para que todo cuadre».

El malagueño explica con una sonrisa que aunque se propuso descansar tras terminar este largo camino de 1.700 páginas, lo cierto es que el descanso sólo le duró una semana y ya se ha embarcado nada menos que en dos novelas de intriga y misterio, respectivamente. Ahora queda que el ambicioso remate para su Trilogía de la Sábana Santa lo disfruten los lectores.