El Área de Participación Ciudadana, Acción Exterior y Transparencia del Ayuntamiento de Málaga y la Asociación Arrabal-AID, organizaciones impulsoras desde 2018 del proceso ciudadano para la configuración del I Plan de Innovación Social del Ayuntamiento de Málaga, han homenajeado a los trabajadores públicos de distintas áreas municipales que desde noviembre de 2020 se han convertido en agentes innovadores para dar forma a los retos priorizados por la ciudadanía en el marco del Plan de Innovación Social.

El acto, en el que ha participado la concejala de Participación Ciudadana, Ruth Sarabia, ha coincidido con el cierre del proyecto piloto 'Málaga ReEvoluciona', diseñado por el grupo de agentes en el Centro de Innovación La Noria de la Diputación Provincial de Málaga para unir a jóvenes y mayores en un intercambio de aprendizajes en torno a las nuevas tecnologías y experiencias profesionales y vitales.

En total, han sido diez los agentes innovadores pertenecientes a las áreas de Educación y Juventud, Sostenibilidad Medioambiental, Innovación y Digitalización Urbana, Servicios Operativos, Derechos Sociales, Participación Ciudadana, Centro Municipal de Informática y la empresa municipal Más Cerca, que junto al Área de Recursos Humanos han estado implicadas en la implementación del Plan de Innovación Social, han explicado desde el Ayuntamiento en una nota.

Cada 15 días este grupo se reúne de forma virtual junto a dinamizadores de la Asociación Arrabal-AID para dar forma a los seis retos priorizados por la ciudadanía durante el proceso participativo culminado en otoño de 2020 entre un total de 26 ejes diagnosticados en una primera fase.

La mejora de la limpieza, el fomento del empleo, el plan de ocio juvenil alternativo, el cambio de paradigma en el acceso a la vivienda, la visión más social de la economía o la puesta en valor de la población mayor-joven conforman estos seis retos fundamentales a los que intenta dar respuesta el grupo de agentes innovadores.

Su labor ha permitido entre los meses de marzo y abril la puesta en marcha de una experiencia piloto de diálogo intergeneracional y ayuda mutua, con especial incidencia en las nuevas tecnologías, en la que han participado una decena de jóvenes del IES Pablo Picasso junto a un grupo de personas mayores de 55 años pertenecientes al Banco del Tiempo Bailén-Miraflores.

Con el nombre de 'Málaga ReEvoluciona', este proyecto desarrollado debido a las restricciones de la pandemia en la zona ajardinada del Centro de Innovación Social La Noria, ha supuesto un descubrimiento para los más jóvenes de lo que pueden aportar a la sociedad las personas más mayores, con quienes han compartido aprendizajes de vida, trayectoria profesional y sus conocimientos en ámbitos como el senderismo, la cultura o las tradiciones, así como las claves administrativas a seguir para elaborar un proyecto asociativo o deportivo que despertaron el interés de los chicos con edades comprendidas entre los 17 y 21 años.

Los jóvenes enseñaron algunos manejos útiles de aplicaciones móviles y entornos web al mismo tiempo que solventaron pequeñas dudas para sacar más partido a portátiles y smartphones o cómo realizar con éxito una videoconferencia para comunicarse con sus allegados más alejados en tiempos de pandemia

Ruth Sarabia ha expuesto "la necesidad de derribar los muros que separan a la población más joven de los mayores para solventar problemas sociales no resueltos" y agradeció la implicación del grupo de agentes innovadores del Ayuntamiento de Málaga "que se esfuerzan por aportar experiencias desde su ámbito de actuación para construir una ciudad más habitable".

Tras la entrega de reconocimientos, mayores, jóvenes y los propios agentes innovadores participaron divididos en pequeños grupos en una 'gymkana por los Objetivos de Desarrollo Sostenible' dinamizada por el equipo de la Asociación Arrabal-AID en la que tuvieron que englobar los 17 ODS entorno a los cinco ejes centrales: Planeta, Personas, Prosperidad, Paz y Alianzas (denominadas en inglés las 5 P).

A través de distintos recorridos y mediante el uso de la tecnología por parte de los más mayores, para demostrar los conocimientos adquiridos durante el proyecto piloto 'Málaga ReEvoluciona', las personas participantes superaron varias pruebas y asumieron diferentes compromisos para ayudar en equipo a cumplir con la Agenda 2030.