Una treintena de chefs, expertos en gastronomía y representantes públicos de la Junta de Andalucía, la Diputación de Málaga y el Ayuntamiento de la capital costasoleña se dieron cita ayer en el espacio Gourmet Experience de El Corte Inglés, a pocos días de que se sepa si Málaga se convierte de manera oficial en candidata a ser Ciudad Creativa de la Unesco en la Gastronomía.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, inauguró en la terraza de la sede más antigua de El Corte Inglés en la provincia un primer Networking Málaga All Stars, que toma el relevo a los que durante un lustro se han desarrollado en Marbella. Tras subrayar lo que representa ya la ciudad como foco de atracción para el turismo cultural, incidió en la importancia de que Málaga pueda también dar a conocer a todo el mundo la excelencia de su gastronomía y la calidad de sus productos de cercanía.

El próximo miércoles se conocerá si la candidatura es oficial y, en apenas un mes, a finales de julio, está previsto que se declaren las nuevas capitales mundiales por parte de la Unesco. El foro gastronómico abordó la necesidad de que la amplia oferta cultural de la capital se una a ese patrimonio que constituye su amplísima oferta gastronómica. Así lo remarcó el vicepresidente de la Diputación y responsable de la marca Sabor a Málaga, Juan Carlos Maldonado. Y otros ponentes, incluida la delegada territorial de Turismo de la Junta de Andalucía en Málaga, Nuria Rodríguez, incidieron en la transversalidad de esta iniciativa.

La provincia debe aprovechar esta candidatura como Ciudad Creativa en Gastronomía para «implicar al máximo número de sectores de la ciudad, además del hostelero y del turístico, con atención especial al panorama cultural y artístico». Chefs afincados en Málaga desde hace poco tiempo subrayaban en ese sentido la importancia de que en pocos kilómetros esté a disposición de cualquier cocinero o cliente «la mejor despensa del Sur de Europa».

La vicepresidenta segunda de la Diputación, Margarita del Cid, que se encargó de cerrar este encuentro multidisciplinar, también hizo hincapié en el músculo que atesora la provincia «como destino elegido por su riqueza gastronómica». Un abanico de productos y platos elaborados donde son protagonistas el aceite virgen extra, las frutas subtropicales, productos protegidos como la uva pasa de la Axarquía, la carne y otros derivados de la cabra malagueña o la pesca del Mar de Alborán, en cuyas aguas confluyen las corrientes cálidas del Mediterráneo y las frías del Atlántico, como ya descubrieron tanto los griegos como los romanos.

El evento sirvió para presentar La Boutique del gran chef José Álvarez en El Corte Inglés. | F. E.

La Concejalía de Turismo del Ayuntamiento malagueño quiso explícitamente reconocer la labor de la Carta Malacitana para poner las bases, a finales de 2019, de la inminente candidatura a capital de la gastronomía, pero también de hasta una veintena de instituciones u organismos que han contribuido a hacer posible esta iniciativa de interés internacional.

Para dar muestra del enorme foco de atracción de inversores que constituye por sí misma Málaga capital justo en este momento, el chef almeriense José Álvarez aprovechó este encuentro para aplaudir lo mucho que ha hecho la Costa del Sol por el turismo gastronómico. Y así justificó que, después de impulsar el restaurante con estrella Michelin que posee en la localidad de El Ejido, haya abierto La Boutique en el espacio Gourmet Experience de El Corte Inglés. «Para crecer, qué mejor que estar en la capital costasoleña, y ofrecer toda nuestra innovación en una ciudad a la que llegan cada verano tantos millones de turistas», matizó.

No faltaron palabras de esperanza respecto a la posibilidad de alcanzar la inmunidad de grupo y que Andalucía vuelva a mostrar la dinámica de visitantes que la han convertido en lo que es hoy, «destino de primer orden en el concierto turístico mundial». Al respecto, la directora del Grupo All Stars, María Asenjo, agradeció el apoyo de las instituciones para hacer posible este foro multidisciplinar. Y agregó: «Es fundamental estimular el talento creativo gastronómico y enológico global, dar visibilidad a nuevas caras y proyectos. En una palabra, actuar como un gran equipo deportivo que se divierte jugando cada partido. Así se construye un gran destino turístico gastronómico».

Este encuentro también permitió debatir sobre cultura y gastronomía. En dicha mesa de debate, el cantante torremolinense Javier Ojeda fue el encargado de moderar las opiniones de destacados agentes y agitadores que durante la pandemia han visto cómo el segmento cultural era uno de los más castigados, junto a la hostelería y el sector turístico en su conjunto. La petición de más atención y ayuda por parte de las instituciones fue en este punto uno de los argumentos más repetidos.

Del Cid, como responsable de Turismo Costa del Sol, declaró por su parte y a modo de resumen: «El boom del turismo gastronómico va a continuar y la ciudad de Málaga es el gran escenario de presentación de la cocina y los productos agroalimentarios de toda la provincia».