Una delegación encabezada por el embajador de Japón en España, Kenji Hiramatsu, ha mantenido este jueves un encuentro en la sede de la Cámara de Comercio de Málaga con la intención de recabar información sobre empresarios malagueños con interés en el mercado japonés, así como para establecer relaciones de desarrollo de proyectos empresariales entre empresas de ambos países.

La delegación nipona ha sido recibida por el presidente de la Cámara, Sergio Cuberos, y por la presidenta de la Comisión de Comercio Exterior, Mari Paz Hurtado. La embajada japonesa ha estado también representada por el primer secretario, Takayuki Shiina; el presidente de la Asociación de Empresarios Japoneses en España, Daisuke Chihara, y el director general de Jetro Madrid, Tatsuya Kato.

Cuberos ha destacado las "magníficas relaciones" que, desde hace años, vienen manteniendo las empresas malagueñas con este país asiático, y quiso transmitir las grandes oportunidades de inversión que presenta la provincia malagueña para los empresarios japoneses.

Por su parte, el embajador Hiramatsu ha resaltado el gran interés que tienen los japoneses en todo lo relativo a la cultura andaluza y se ha interesado por el tejido empresarial malagueño, su especialización y, más en concreto, por sectores como el tecnológico y el agroalimentario o el turístico.

El embajador ha tenido la oportunidad de escuchar, de primera mano, la presentación de once empresas malagueñas que mantienen relaciones comerciales con Japón o que tienen un importante interés en este mercado como son Hutesa Agroalimentaria, Ly Company Water Group, Dcoop. Famadesa, A Buen Percusion, Distribuciones Narbona Solís, Reyes Gutiérrez SL, Remolques Hermanos Sánchez Lafuente, Divino Export, Faccsa y Owo Game.

A continuación, se ha desarrollado un amplio coloquio entre los asistentes, en el que, por parte de las empresas malagueñas, se requirió información sobre las facilidades para iniciar una relación comercial.

Japón, tercera economía del mundo, con una población de más de 126 millones de personas, destaca por ser un mercado de un enorme potencial turístico, especialmente por su alta renta per capita, con un gasto medio diario por encima de los 400 euros, y cuyos turistas suelen viajar a Andalucía en temporada media o baja, lo que ayuda a la desestacionalización de destino.