El PSOE de Málaga ha asegurado que la Junta de Andalucía no tiene un plan "realista y consensuado para garantizar una atención sanitaria pública, universal y de calidad en la provincia de Málaga" durante el verano, por lo que ha pedido que rectifique el Plan Verano.

El secretario general del PSOE en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, ha señalado que la Consejería, "otro año más, no está cubriendo las vacaciones y los permisos reglamentarios del personal sanitario, lo cual está provocando un grave perjuicio en la asistencia a la población, y sin garantizar la prestación de los servicios sanitarios y la relacionada con la pandemia que aún seguimos sufriendo".

El Plan Verano de la Consejería de Salud, ha reiterado, "es totalmente insuficiente en recursos profesionales y en centros de salud abiertos". Es más, ha considerado que es un plan "temerario puesto que no responde a la situación actual de pandemia, pudiéndose provocar un colapso en la atención primaria como están alertando los sindicatos de profesionales sanitarios".

Ha recordado que la provincia de Málaga "es una de las que tiene una mayor afluencia de turistas y visitantes y que, por tanto, depende más de un incremento en los recursos materiales y de profesionales para garantizar la plena asistencia sanitaria durante el periodo estival, especialmente en la zona litoral".

"Lamentablemente desde la Consejería de Salud, a 2 de julio, sigue actuando con un inaceptable oscurantismo y falta de transparencia e información a los trabajadores, los representantes sindicales ni a las propias fuerzas políticas presentes en el Parlamento sobre las sustituciones de cara a este verano, la carga de trabajo que va a tener el personal sanitario y respecto a los centros de salud que abrirán por las tardes", ha insistido.

Según los datos aportados por el PSOE, en la capital sólo abrirán cinco de los 28 centros de atención primaria (Puerta Blanca, Cruz de Humilladero, Teatinos, La Roca y El Palo), como ya ocurrió en 2020, "incumpliendo así su compromiso el consejero de Salud, Jesús Aguirre". En el caso del conjunto de la provincia el cierre afecta a entre un 60 y un 70 por ciento de los centros de salud, ha desgranado el socialista.

Esto, ha añadido, repercutirá "negativamente" en los ciudadanos: "Se volverán a reproducir problemas en la demora de asistencia, una actividad presencial muy reducida, el cierre de programas que se deja prácticamente al mínimo (como los de Diagnóstico Precoz del Cáncer Ginecológico, Atención a Pacientes Crónicos, Cirugía Menor o Control del Niño Sano) y la Asistencia Domiciliaria Programada prestada a mayores con riesgo".

Además, ha sostenido, "se cerrarán servicios y camas que, en el caso de Málaga, ya estuvo en torno al 20 por ciento, provocando que nuestra provincia sea la de menor número de camas en Andalucía (alrededor de 150/100.000 habitantes, frente a las 165 de media de Andalucía y muy lejos de las 260 de media en España), una situación que se agravará a lo largo del verano porque se seguirán cerrando camas en hospitales".

Ruiz Espejo ha advertido, asimismo, de la cancelación de actividades y el consecuente incremento de las listas de espera quirúrgica, de pruebas complementarias y consultas con especialistas: "Mucho nos tememos que esto provocará también un incremento en la actividad de los servicios de urgencia y los tiempos de espera".

También ha subrayado que no se puede "bajar la guardia para hacer frente a la pandemia" de la COVID-19, que "sigue presente entre todos nosotros y es muy importante mantener todos los recursos disponibles, los rastreos y el ritmo de vacunación para llegar lo antes posible al 70% de la población inmunizada".

Por ello, ha reiterado su petición a la Consejería de Salud y al SAS para modificar el Plan de Verano, "abriendo los centros de salud por las tardes, incrementando los recursos y las plantillas de los centros de salud para garantizar la atención sanitaria de calidad y para toda la población".

"En definitiva, es el momento de que el gobierno de Moreno Bonilla abandone el plan de privatización sanitaria y priorice de una vez por todas los recursos para la sanidad pública, universal y de calidad, como la ciudadanía está demandando", ha recalcado.

Por su parte, el responsable de la Sectorial de Salud del PSOE de Málaga, Francisco Ariza, ha señalado que se parte de una situación sanitaria "ya deficitaria, algo que se va a ver agravado durante este verano por la falta de dotación de recursos materiales y humanos por parte de la Consejería de Salud".

"La atención primaria en centros de salud siguen proporcionándose, principalmente, de manera telemática y arrastra demoras que durante este verano podrían superan las dos o tres semanas", ha especificado.

Así, ha indicado que se está prescindiendo de programas "que resultan fundamentales para garantizar la atención de los pacientes, se están cancelando intervenciones quirúrgicas, y los contratos a nuevos profesionales sanitarios que se han realizado se están destinando a la gestión del COVID-19".

También ha aludido Ariza a las listas de espera para especialistas, que "están disparadas". "Las agendas para que te atienda un especialista están cerradas y no se sabe cuándo te llamarán si hace falta que te atiendan; esa es la realidad que tenemos en la sanidad malagueña y andaluza", ha lamentado.

Esta situación, ha manifestado, está ocasionando una mayor carga de trabajo en los profesionales sanitarios, "que ya de por sí acumulan muchos meses de sobrecarga, especialmente por la incidencia que está teniendo la pandemia".

Por último, ha explicado la importancia de mantener los circuitos COVID diferenciados, y con profesionales debidamente equipados, para evitar posibles contagios: "Una cuestión fundamental que debe ir acompañada de un mayor y mejor rastreo de posibles casos y del mantenimiento del actual ritmo de vacunación para alcanzar la conocida como inmunidad de rebaño".