El conflicto entre VTC y el taxi no ha quedado resuelto con la propuesta de Uber de unificar a ambos sectores en su aplicación. Al descontento que generó dicha iniciativa entre las asociaciones del taxi en Málaga se suma la propuesta de Amat, Asociación Malagueña de Autónomos del Taxi, de convocar una manifestación que unifique al sector del taxi en pos de ‘agitar’ a la administración para buscar una solución a sus problemas. Dicha asociación ha tendido la mano al resto de organizaciones del sector del taxi en Málaga para convocar una manifestación.

Miguel Martín, presidente de Amat explica que esta manifestación se debe al malestar que les genera “la falta de regulación de las VTC” y planea hacerlo también con todas las asociaciones del taxi en Málaga. El presidente de Amat ha declarado que “en la época estival hay muchos VTC presentes en la ciudad y no existe ningún control por parte del Ayuntamiento ni de la Junta de Andalucía”. 

El presidente de Amat ha manifestado su enfado: “Las VTC no pueden estar en zonas de afluencia y lo están haciendo, están trabajando impunemente, son VTC y están trabajando como taxis” alegando que “el sector del taxi tiene muchos problemas y ninguna solución”. Desde la asociación ven la convocatoria de una manifestación como una forma de que “el ayuntamiento tome cartas en el asunto y regule las VTC” por lo que el presidente mantendrá contacto con el resto de organizaciones a lo largo del día. 

“Lo que no puede ser es que estos vehículos estén trabajando impunemente y nos quiten el dinero, nos están robando mientras se saltan la ley”, ha manifestado Miguel Martín. Si consiguen el apoyo de todas las asociaciones, el presidente ha concretado que “la forma de manifestarse se concretaría bajo previo acuerdo, quizás a través de una marcha o el estacionamiento en la puerta del Ayuntamiento de Málaga, eso ya se decidirá”. 

El presidente hace referencia al real decreto ley que regula esta actividad que da libertad a las comunidades autónomas para regular los VTC, “las comunidades autónomas y ayuntamientos tienen las herramientas jurídicas para poder regular y no lo están haciendo”.

Problema con los baños

Otro frente abierto que plantean Miguel Martín es el problema que se encuentran los taxistas estacionados en la bolsa de taxi del aeropuerto de Málaga en relación al uso de los baños. “Antes teníamos una cantina que daba servicio a los taxistas en el aeropuerto pero al cerrar dicho espacio tenemos que andar quince minutos para poder hacer nuestras necesidades”, ha afirmado el presidente de Amat. Miguel Martín se queja de que “si un taxista tiene que ir al baño pierde su posición en la cola y tiene que esperar una o dos horas antes de coger a un viajero” y califica la situación como “denigrante”