La empresa malagueña CTV ha logrado hacer frente a la crisis derivada del Covid-19 consolidándose entre los mayores diseñadores y fabricantes españoles de ascensores y uno de los diez primeros de Europa dentro del segmento de proyectos especiales "a medida". La compañía, fundada en 1998, cerró el año pasado con una facturación de 10 millones de euros y 65 empleados, en línea con las cifras registradas en 2019. Para el ejercicio actual, la previsión de la compañía, situada en el polígono La Huertecilla, es lograr un repunte de dos dígitos en las ventas, una vez que la entrada de pedidos se ha incrementado de manera sensible en el primer semestre con respecto al mismo periodo del año pasado.

La mayor parte del negocio procede de los mercados exteriores, que representan cerca del 90% del total. A la cabeza de todos ellos se sitúan Gran Bretaña, Magreb y el triángulo formado por Alemania, Austria y Holanda. Además, exporta de manera regular a Francia, Bélgica, Australia, Singapur, México, Costa de Marfil, Camerún, Chad y Senegal, según ha explicado este martes la propia empresa.

CTV está especializada en ingeniería de ascensores especiales, soluciones integrales, asesoramiento técnico objetivo y fabricación de diseños propios en alta calidad en plazos cortos, gracias a su equipo de profesionales y a la apuesta continua que mantiene desde hace años por la I+D+i.

"Esto nos ha permitido que los principales ascensoristas de todo el mundo confíen en nosotros para muchos de sus proyectos más complejos, dado que somos capaces de diseñar y construir cualquier tipo de ascensor por difícil que resulte -bien sea por sus características o por el hueco disponible-, contando además con una amplia red de proveedores y colaboradores internacionales reconocidos en el sector", explica su fundador, Fredrick von Maltzahn, empresario alemán radicado en Málaga desde hace 25 años.

Hitos globales

Entre sus principales hitos, figura la construcción de ascensores para líderes globales como IKEA, Marks & Spencers, JP Morgan o HSBC. Igualmente, el sello de CTV aparece en prácticamente todos los aeropuertos de Londres y otros en Manchester o Mahé (Seychelles); estadios de fútbol (Wembley, Aston Vila); numerosos hospitales en el Reino Unido, dos en Argelia, el Hospital Militar Mohammed V en Rabat y el General Hospital de Seychelles; y cadenas hoteleras de prestigio internacional (Marriot, Radisson o Corral Strand de Seychelles).

También está presente en museos (destacando en Londres la National Portrait Gallery, el Imperial War Museum y el British Museum, así como el Ashmolean Museum de Oxford); edificios emblemáticos como Inmark Towers de 130 metros de altura (Sydney), el Ministerio del Habous (Marruecos), el Emirates Sky Walk (Londres), los puentes levadizos Kattwykbrücke de Hamburgo y el Central Bank de Victoria (Seychelles); o instituciones culturales y académicas, entre ellas, el Mausoleo de Agostinho Neto (Angola), la Royal Academy of Music y el Royal College of Art, ambas en Londres.

"Es un honor que empresas e instituciones de esta talla confíen en nosotros, pero también lo es para el conjunto de Málaga, porque se demuestra que somos una provincia puntera en innovación y capaz de desarrollar proyectos industriales a la vanguardia internacional. De hecho, desde CTV siempre hemos apostado por adelantarnos a las tendencias del sector gracias a las soluciones que desarrolla nuestro equipo de ingeniería e I+D+i", ha afirmado Von Maltzahn.

CTV está centrada en el diseño y fabricación de ascensores para pasajeros, pero igualmente desarrolla elevadores industriales y comercializa plataformas hidráulicas, montacargas y escaleras mecánicas, así como componentes y modernizaciones.

En la actualidad, la plantilla de CTV está conformada por 65 personas de nueve nacionalidades diferentes: alemana, británica, cubana, española, francesa, holandesa, marroquí, senegalesa y suiza.

“Esto nos posibilita no solo comunicarnos con nuestros clientes y partners de una manera fluida, sino que en CTV conocemos perfectamente la idiosincrasia de cada país, un hecho muy importante porque favorece las relaciones a largo plazo y la búsqueda de las mejores soluciones para ambas partes. Confiamos en que la recuperación económica que estamos viviendo sirva como palanca para nuestro sector y así poder seguir creciendo en volumen y plantilla", concluye Fredrick von Maltzahn.