En los últimos cinco días, la incidencia entre menores de 0 a 14 años ha experimentado un crecimiento de 128 puntos, situándose ya en los 536 casos por cada 100.000 habitantes. Este incremento se traduce en 545 nuevos casos de contagio por Covid-19 en este grupo etario. El aumento refleja la tendencia al alza en una franja de edad que, hasta ahora, se había mantenido de manera estable.

«El incremento de contagios se está notando claramente, puesto que los niños todavía no están vacunados». La jefa de Pediatría del Hospital Materno Infantil, Esmeralda Núñez, indica que el crecimiento de los casos en la provincia se está percibiendo ya en los centros sanitarios, en los que este aumento se ha evidenciado en el número de asistencias en urgencias y, en menor medida, en las hospitalizaciones.

El incremento de positivos entre la población más joven está teniendo lugar junto a un brote del virus respiratorio sincitial, infección que produce la bronquiolitis en niños. «En Pediatría, este repunte está teniendo lugar junto al aumento de otras infecciones respiratorias, que normalmente las veíamos en invierno y este año han empezado a llegar a partir de junio», explica Núñez. La jefa de Pediatría del Materno señala, por tanto, que este virus «se está simultaneando con el incremento de Covid-19 y está contribuyendo al aumento de hospitalizaciones».

« Los contagios en niños no están reportando gravedad, no hemos registrado ningún ingreso en UCI»

Por el momento, el número de ingresos por coronavirus no está difiriendo mucho de olas anteriores y los casos no están presentando gravedad a pesar del avance de la variante delta en la provincia, la más virulenta de las cepas. «Es ahora cuando estamos observando un aumento de hospitalizaciones pero en Pediatría, los contagios no están reportando gravedad, no hemos registrado ningún ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por Covid en los últimos meses». En este sentido, Núñez afirma que los síntomas están siendo los mismos y que los menores que están ingresando son por ser demasiado pequeños o por padecer una enfermedad de base.

Los síntomas del Covid-19 en niños son inespecíficos y, en la mayoría de ocasiones, indistinguibles de otros virus genéricos en menores: «Los más habituales son la fiebre, los síntomas respiratorios... a priori, hasta que no se les haga una prueba, nadie puede asegurar que un niño con fiebre no vaya a tener Covid», explica Esmeralda Núñez. Por ello, en el Materno Infantil se estableció un circuito para diferenciar claramente posibles casos de Covid-19. «Con que tenga fiebre y algún síntoma más, ya es compatible con coronavirus y van por el circuito rojo», asegura Núñez. Además, en el exterior del hospital se han establecido dos casetas, anexas a urgencias, para realizar test a niños con síntomas compatibles, con el objetivo de no colapsar este servicio.

Por su parte, la jefa de Pediatría alerta de una sintomatología específica en niños, que no se produce en casos de Covid-19 en adultos. Este es el síndrome inflamatorio multisistémico asociado al Covid: «Hay que tener muy en cuenta este cuadro, que es una reacción inflamatoria posterior que se produce en torno a las dos semanas de haber presentado la infección aguda de coronavirus». Núñez incide, por tanto, en la importancia de mantener una exhaustiva vigilancia durante las semanas posteriores al contagio. «Es un cuadro específico que hemos ido observando durante las pasadas olas» añade.

Vacunación inminente a menores de 2 a 16 años

Hasta la fecha, Pfizer es la única empresa farmacéutica que tiene autorización para vacunar por encima de los 16 años. La jefa de pediatría del Materno, Esmeralda Núñez, asegura que ya están en marcha, con resultados muy buenos y esperanzados -cuya inmunización sería superior que en adultos- ensayos preliminares para poder dar cobertura vacunal a menores de 16 años.