Jupol Málaga ha vuelto a denunciar graves carencias en la uniformidad que sufren los agentes del cuerpo, especialmente las mujeres. El sindicato mayoritario de la Policía Nacional, que ha trasladado el asunto a la Inspección de Trabajo, asegura que desde hace un año las agentes no tienen acceso a algunas prendas, hasta el punto de que algunas se han visto obligadas a aceptar ropa de hombre que posteriormente han arreglado por sus propios medios.

Los responsables de la organización indican que la aplicación informática disponible desde 2019 para solicitar prendas oficiales del cuerpo apenas cuenta con prendas en el stock, lo que impide a los agentes adquirir ropa tan básica y de uso diario como pantalones, camisas de manga corta o cinturones. Ante esta carencia, Jupol asegura que los agentes ya están intentando solicitar camisas de manga larga y cazadoras de cara al invierno.

Según las informaciones de las que disponen, las agentes no pueden disponer de las tallas 36L, 36R, 36A, 38L, 38R, 38A, 40L, 40R, 40A, las más comunes entre ellas y siendo el problema más generalizado entre las que pertenecen a la Unidad de Intervención Policial (UIP), ya que «en esta época del año pasan largas temporadas fuera de casa. Hay compañeros que llevan las camisas que no están en condiciones, sin escudos y sin letras», apuntan.

En su denuncia a la Inspección de Trabajo, el sindicato solicita que se realice una inspección de vestuario tanto en la Comisaría Provincial de Málaga como en las instalaciones de la Brigada Móvil de la estación de María Zambrano, donde el problema es más acuciante.

Por otro lado, el sindicato asegura que los problemas con los chalecos antibala no han desaparecido, ya que el 35% de los compañeros de prácticas que se han incorporado este año a la plantilla han optado por comprárselo con dinero de su bolsillo. «En algunas comisarías locales los agentes de los diferentes turnos usan el mismo chaleco, algo que no es higiénico con las temperaturas con las que trabajamos en verano ni seguro, ya que se ven obligados a usar una talla que no corresponde con la suya».