La provincia ha iniciado la semana con un preocupante repunte en los fallecimientos por Covid-19, que se encontraban en niveles mínimos gracias al efecto de la vacuna, que no impide la infección pero sí los síntomas graves. En las últimas 24 horas, Málaga ha registrado nueve muertes que se suman a las seis de ayer, por lo que son ya 1.738 los malagueños que han perdido la vida a causa del virus.

En cuanto a los nuevos contagios, la actualización de la Consejería de Salud y Familias arroja 1.270 nuevos positivos, que han elevado la tasa de incidencia de la provincia en las últimas dos semanas hasta los 839,6 casos por cada 100.000 habitantes y, además, descartan el cambio de tendencia en la curva de contagios. Desde que empezó la pandemia, se han notificado más de 137.000 casos de Covid-19 en Málaga.

 En la última semana, la provincia ha notificado 6.043 diagnósticos positivos y han fallecido 21 personas.

Los hospitales de la provincia han ingresado a 28 personas más debido a los cuadros graves provocados por la Covid-19 aunque una persona ha salido de las Unidades de Cuidados Intensivos. Así, la presión hospitalaria sigue aumentando con 501 pacientes ingresados, de los que 87 están en las Unidades de Críticos.

Málaga sigue siendo la provincia con la peor situación epidemiológica de Andalucía, seguida de Cádiz, con 637 casos; Huelva, con 621,2 casos; Córdoba, con 588,2 casos; Almería, con 573,3 casos; Jaén, con 509,7 casos; Sevilla, con 471,5 y Granada, con 441,5 casos por cada 100.000 habitantes. En cuanto a la comunidad, la tasa de IA acumulada se sitúa en 597,6 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas.

Andalucía suma hoy 4.459 casos de coronavirus y 23 muertes. Junto a las nueve de Málaga están las seis de Almería, las otras seis de Sevilla, una en Granada y otra en Jaén.