El sindicato CCOO reclamó ayer el «desbloqueo» del convenio colectivo de la dependencia, del que dependen unos 12.000 trabajadores en la provincia de Málaga, sumando unas 5.000 personas de residencias de mayores, centros de día y teleasistencia y cerca de 6.000 de ayuda a domicilio, la gran mayoría mujeres. La central ha afirmado que la negociación es «urgente», ya que es necesario, a su juicio, aumentar el personal en las residencias de mayores, de centros de día, teleasistencia, junto con el de ayuda a domicilio, subir los raquíticos salarios y elevar la financiación por parte de las administraciones públicas».

Esta organización sindical ha iniciado movilizaciones en todo el territorio nacional, que en la provincia se ha realizado frente a la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) para instar a la patronal a dialogar para mejorar las condiciones laborales y salariales de las personas que cuidan a los más vulnerables. CCOO defiende que su reivindicación de incremento en las ratios, que depende del marco normativo de las comunidades autónomas, representaría un incremento en las plantillas de las residencias de alrededor de un 20%, cuantía que se incrementaría significativamente con las necesidades de aumento de plazas.

La central señala que los últimos estudios publicados, basados en los criterios de la OMS, recomiendan una ratio de cinco plazas por cada 100 personas mayores de 65 años y la necesidad de incremento de 70.000 plazas más para residentes dependientes en España. Esto supondría un aumento en torno a 40.000 trabajadores más en todo el Estado, y de 1.500 en la provincia de Málaga, según los cálculos de CCOO.

El responsable de Acción Sindical en Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Málaga, Manuel Pérez, recordó que este sector está «altamente feminizado, sus salarios no llegan a mil euros, más del 90% tiene contratos parciales y la que tiene contrato con jornada completa tiene ocupado todo el día».

«Realizan sus funciones en muchos casos durante cuatro horas por la mañana y otras cuatro horas a última hora de la tarde. Por tanto, finalmente tienen todo el día ocupado», comentó.

El sindicato también exige la reducción en el cómputo de la jornada, mejoras en materia de prevención de riesgos laborales, así como medidas de calidad en el empleo.

Respecto a los fondos que el Gobierno central entregó hace unos meses a Andalucía para mejorar la atención a la dependencia, el representante sindical criticó que «no han tenido repercusión en la mejora de los centros y sus plantillas» al quedarse los mismos «en la patronal y los ayuntamientos». También defendió que esos fondos podrían mejorar las condiciones laborales y la calidad de la atención a las personas usuarias, pero para ello considera «indispensable» aumentar las ratios de plantilla en residencias y las condiciones del personal de ayuda a domicilio.

El sindicato reclama a las administraciones que aclaren el destino de los fondos que el Gobierno estatal comprometió en la Mesa de Diálogo Social para aumentar la financiación en el sector de la dependencia y que las comunidades tenían que destinar a mejorar su situación. En caso de que no haya un acercamiento con la patronal volverá a convocar nuevas movilizaciones el próximo 28 de septiembre.