En los dos últimos meses, la tasa de incidencia acumulada -el indicador que permite controlar el nivel de circulación del virus en un territorio concreto- se ha mantenido en caída libre dejando atrás un verano muy marcado por el auge de los contagios.

Con la actualización de ayer de la Consejería de Salud y Familias, la provincia ha contraído la tasa hasta los 66,7 casos por cada 100.000 habitantes -60 casos en la capital-, lo que la sitúa a solo 16 puntos de adentrarse en el riesgo bajo de transmisión de la Covid-19. Se trata de una cifra que no se alcanzaba desde hace más de un año, en concreto, desde el 17 de agosto de 2020.

Esta buena evolución ha alimentado, en las últimas semanas, la esperanza de que más pronto que tarde se alcance por fin el estado de «nueva normalidad» que tantas veces se ha repetido y que, atendiendo a los indicadores acordados en el seno del Consejo Interterritorial de Salud, se debería alcanzar cuando se consiga una tasa de incidencia acumulada por debajo de los 25 casos por cada 100.000 habitantes, un umbral que quedó atrás a partir del 6 de agosto del año pasado.

Sin embargo, el ritmo de descenso de la incidencia acumulada en Málaga se ha ido desacelerando semana a semana a lo largo del mes de septiembre, lo que podría indicar el inicio de un estancamiento, como ya ocurrió con la cuarta ola, a las puertas de la normalidad.

Semana a semana

Atendiendo a la evolución de las últimas cuatro semanas, se observa como la tasa ha seguido bajando pero cada vez a un ritmo más lento: En la semana del 30 de agosto al 6 de septiembre, la incidencia pasó de los 214,7 casos a los 155,4, registrando, por tanto, una reducción de 59,3 puntos. Desde el 6 al 13 de septiembre, cayó 51,1 puntos, quedándose la tasa en 104,3 casos. A lo largo de la semana del 13 al 20, se pasó de los 104,3 hasta los 79,6 tras un descenso de 24,7 puntos. En la última semana, del 20 al 27, la tasa ha caído hasta los 66,7 puntos registrados ayer lunes, esto es, una reducción de 12,9 puntos.

Si se compara la caída de la primera semana de septiembre con la pasada, el ritmo de la bajada de la incidencia se ha ralentizado casi un 78%.

Menos de 200 contagios

El fin de semana deparó en la provincia algo menos de 200 contagios y cinco nuevos fallecidos con Covid-19. Ya son 155.810 los malagueños contagiados desde el inicio de la pandemia, de los que 150.408 han evolucionado favorablemente hasta curarse. De este último cupo, 1.264 superaron la enfermedad desde el pasado viernes, según los datos oficiales de la Consejería de Salud y Familias.

De esta forma, el número de casos activos se ha reducido hasta los 3.447. Este dato contrasta con los casi 25.000 que había a mediados de agosto. La cifra de fallecidos es la que aún preocupa. Ya son 1.955 las víctimas mortales en la provincia desde el inicio de la pandemia.

En los recuentos semanales cabe destacar que en los últimos siete días se han confirmado 11 muertes en el conjunto de los seis distritos sanitarios malagueños.

Son números similares a los del lunes pasado, por lo que de momento no se puede hablar de desescalada en el apartado más lamentable de esta batalla contra el coronavirus.

El comité de expertos podría relajar hoy las restricciones

El Consejo de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto, más conocido como comité de expertos, se reúne hoy después de dos semanas para evaluar la situación epidemiológica de Andalucía y decidir nuevas modificaciones en el paquete vigente de medidas de convivencia con la Covid-19.

El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, dejó caer la semana pasada e insistió ayer en la posibilidad de que este grupo técnico apruebe una nueva relajación de las restricciones, debido a la tendencia descendente de la tasa de incidencia acumulada de los dos últimos meses. Andalucía presenta ahora una tasa de incidencia acumulada de 57,2 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, por lo que se encuentra solo siete puntos por encima del umbral del riesgo bajo de transmisión. Además, Bendodo insistió ayer en que el objetivo es alcanzar la cota de 50 casos, que es la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) emplea para «empezar a trabajar» en una vuelta a la normalidad progresiva.

No obstante, atendiendo al criterio del Centro Europeo para el Control de Enfermedades, en el que está basado el «semáforo» de restricciones acordado por todas las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial de Salud, esa barrera epidemiológica cae hasta los 25 casos. En cualquier caso, la posibilidad de una flexibilización de las restricciones está sobre la mesa. Bendodo defendió, además, que Andalucía ha demostrado «en estos 21 meses de pandemia que la mejor forma de afrontarla es con responsabilidad y prudencia», sin dar «saltos».

Ya la semana pasada, el comité de expertos decidió relajar las medidas en la cultura, devolviendo el 100% del aforo a los teatros, cines y auditorios.