Fundación Málaga y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) han inaugurado este viernes la exposición 'Soledad Fernández. Homenaje a Van der Weyden', una muestra en la que la artista plástica se aproxima a la espiritualidad de la obra del pintor flamenco.

La muestra puede visitarse de forma gratuita hasta el 30 de noviembre en la sede la UNIA, en horario de 7.30 a 19.00 horas de lunes a jueves; y viernes de 7.30 a 15.00 horas.

A la presentación han asistido el presidente de Fundación Málaga, Juan Cobalea; el director de secretariado de UNIA, Salvador Javier Molina Ruiz; la artista protagonista de la muestra Soledad Fernández y Antonio Abad, crítico de arte y miembro de International Association of Art Critics (AICA).

La exposición nace de la admiración de Soledad Fernández por el cuadro 'El descendimiento de la Cruz', del pintor Rogier Van der Weyden, obra que alberga el Museo del Prado. Las obras muestran a los personajes como si de una escena teatral se tratara, plasmados con un dibujo y una técnica impecable.

La obra central de la exposición presenta el óleo 'Homenaje', junto a los dibujos y bocetos preparatorios en los que se destacan esos rostros y primeros planos que se adentran en la tragedia y el dolor revelando el padecimiento.

En esta obra, la artista manifiesta el dolor y el sufrimiento de unos familiares y compañeros ante una víctima joven como consecuencia de un accidente de trabajo, enmarcando el suceso con un fondo de edificios moderno. Todo ello inspirada en 'El Descendimiento de la Cruz' de Van der Weyden.

"Lo he trasladado a esta época y a mi circunstancia de pintora realista, pero queriendo expresar la compasión y el dolor que después de cinco siglos me transmite la obra de Van der Weyden, inspirándome en la estética del sufrimiento, cambiando el concepto religioso (el cual no se puede significar mejor que lo hizo él) por otro de fuerte contenido social", ha explicado la artista.

Soledad Fernández nace en Madrid. En el año 1949 se traslada a Collado Villalba (Madrid), donde actualmente reside. En 1960, y durante siete años, estudia en el taller del pintor de la Escuela Sevillana José Gutiérrez Valle. Es, por tanto, una pintora de "taller".

Posteriormente sigue dibujando en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y asiste a varios concursos de arte actual. En los años 80 visita y estudia arte en París, Londres, Roma y Venecia, adentrándose cada día en las técnicas ya aprendidas en Madrid.

Después de varias exposiciones de menor importancia, en 1987 expone en Londres en la Sammer Gallry y posteriormente en Madrid, El Escorial, Barcelona, Palma de Mallorca o Zaragoza, entre otras. También acude a ferias nacionales e internacionales como la de Washington, Chicago, Santander, Valencia y Miami.

En el año 1987 se le concede el primer premio de pintura extranjera (ex aequo) XXIX Certamen Internacional 'Grolla d'Oro de Treviso', Venecia, y en 1989 obtiene el primer premio del VI Certamen del Premio de Pintura Durán.

Sus obras pueden ser contempladas en museos como el Musée Quentovic (Le Touquet, Francia), National Museum of Fine Arts (La Valletta, Malta), Museo Bayo (Puerto de Santa María, Cádiz), Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid, España) y Museo de Dibujo "Castillo de Larrós" (Huesca, España).