Se puede hablar de transformación digital desde diferentes ópticas y ámbitos profesionales, pero ¿qué ocurre cuando hay dos escenarios empresariales que trabajan codo a codo y que se necesitan mutuamente? ¿Cómo opera la transformación digital cuando la consultoría y la informática son igual de importantes para la filosofía empresarial? Gabriel Ferrer, adjunto de Dirección General de ROI UP Group, y Miguel Sánchez, Marketing & Business Managing Director en ROI UP Group, reflexionan sobre estas cuestiones en el marco del ciclo de eventos i-Talks 2021.

¿Cómo habéis vivido la transformación digital en vuestros años de carrera profesional?

Miguel: Debes saber adaptarte y transformarte según lo hace el entorno en cualquier sector, profesión y escala laboral. Lo vivido en estos últimos meses ha sido un acelerador de la transformación digital. Para mí, personalmente, es mi normalidad. Entré a trabajar en Google en el año 2003 en Dublín, éramos poco más de 100 personas. En un trabajo que no estaba definido, con un jefe en San Francisco y sin herramientas para desarrollarlo. Construimos desde cero todo. Esa fue mi transformación digital, con 23 años.

Gabriel: Los procesos de transformación digital son procesos de transformación en los que la tecnología y lo digital son una palanca. He vivido con actitud de eterno aprendiz, con inquietud y ganas de aprender cosas nuevas. Al vivir en procesos de cambio he descubierto que el conocimiento cada vez se renueva más rápidamente y lo más importante no es lo que sabes, sino lo que puedes hacer con lo que sabes.

¿Qué poso ha dejado la pandemia en el entorno empresarial?

G: La pandemia ha hecho que muchas empresas se hayan tenido que mirar en el espejo y reinventarse o, cuanto menos, evolucionar para ser capaces de responder a la hostilidad de la crisis generada, pero también para aprovechar las oportunidades que ha arrojado. Nos queda un poso de que el entorno es muy cambiante y debemos anticiparnos y responder a dichas oportunidades.

M: El gran aprendizaje de esta pandemia para el entorno empresarial fue descrito por Alvin Toffler en su libro Future Shock, donde mencionaba que «el grado tan acelerado de cambio tecnológico y social deja a muchas personas desconectadas y sufriendo de desorientación y fuerte estrés».

¿La transformación digital ya es definitiva o la vuelta a la supuesta normalidad retrasará el proceso?

M: Llevamos años hablando de cómo la sociedad ha ido cambiando y digitalizándose. Estos últimos 18 meses se ha radicalizado la digitalización por ausencia de otra forma de interacción. No existe opción de retrasar un proceso imparable.

G: Lo digital se ha convertido en estratégico, cuando antes era algo opcional para muchas compañías. Nuestros clientes y usuarios cada vez integran más la tecnología en su día a día para comunicarse, por lo que es fundamental entender los hábitos de los usuarios a la hora de comprar, relacionarse con las marcas, etc.

¿Existe un riesgo real de que se termine pinchando otra vez el globo como sucedió con los primeros años de Internet?

M: En un proceso de reaprendizaje nada está establecido. La incentivación al consumo vendrá provocada por esta nueva normalidad, por la demanda de nuevos productos y nuevas reglas de comportamiento. Internet será un altavoz de lo que las personas demandan y necesitan y canalizará esta información en negocio para aquellas empresas que sepan escuchar y proveer esa demanda con una oferta. Los pesos de las inversiones solo mutan por el cambio en el canal de demanda. No se pinchará el globo, simplemente cambiará de forma.

G: Más que quitar el miedo, muchas empresas han aprendido a trabajar con ecosistemas de trabajo y modelos organizativos diferentes. Para ello es necesario apoyarse en tecnologías que faciliten el teletrabajo y un cambio de mindset en las propias organizaciones, en las que lo importante no es la presencialidad y lo que se hace, sino la responsabilidad y lo que se consigue. En ROI UP Group utilizamos un modelo mixto basado en la confianza y responsabilidad de los colaboradores y estamos notando unos efectos positivos en la fidelización del talento clave y en la atracción de nuevo talento.

¿Cómo podemos humanizar la digitalización en el día a día de una compañía?

M: Ahora, más que nunca, el liderazgo es fundamental. La formación y el entorno serán factores que fidelizarán a los empleados.

G: Es fundamental entender la gestión del cambio que tiene que afrontar la compañía cuando afronta un proceso de transformación digital, siendo muy importante el rol que juega la capa de management de la compañía, sabiendo estar cerca de sus equipos, pero también alineándolos a los retos de la empresa y los valores corporativas.

¿Cómo valoráis el cambio que ha sufrido el mundo de la comunicación en los últimos dos años? ¿Las nuevas formas de comunicación y plataformas son ya una amenaza real para los medios convencionales?

M: Solo se ha acelerado la transformación en el mundo de la comunicación. Si bien es cierto que la evolución ha sido abrumadora, los usuarios también empiezan a comprender lo sencillo que es volcar noticias falsas, sesgadas o sin veracidad certificada. No podemos parar el cambio, pero sí que podemos educar y poner el valor de un periodismo real, comprometido y certificado. Las nuevas plataformas aportan otros valores para la sociedad, sobre todo para la gente más joven, que ven en ellas un atractivo sensacionalismo más acorde a sus intereses.