José Antonio Víquez, delegado de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, analiza el trabajo normativo que se viene haciendo desde la Junta de Andalucía en materia de sostenibilidad y los objetivos a corto plazo del Gobierno andaluz en esta materia.

¿Cuál es la apuesta del Gobierno andaluz en materia de sostenibilidad, economía circular y lucha contra el cambio climático?

La Estrategia Andaluza de Desarrollo Sostenible 2030 (EADS) es un plan estratégico de la Junta de Andalucía para orientar las políticas públicas y privadas hacia un tipo de desarrollo socio-económico que considere de forma integrada la prosperidad económica, la inclusión social, la igualdad entre los géneros y la protección ambiental. Por otro lado la LISTA se encuentra en tramitación y revisa el marco normativo vigente en la comunidad autónoma en materia de ordenación del territorio y urbanismo con objetivos tan claros como, entre otros, regular la ordenación y la actividad territorial y urbanística conforme al interés general y al principio de sostenibilidad social, ambiental y económica; potenciar el carácter de función pública de la ordenación territorial y urbanística y la colaboración público-privada para su desarrollo y ejecución; configurar una norma sencilla, actualizada y coherente que ofrezca seguridad jurídica a la ciudadanía y a los operadores económicos; simplificar el contenido y el procedimiento de tramitación de los instrumentos de ordenación urbanística garantizando en su proceso de elaboración la participación ciudadana, la transparencia, la coordinación de las administraciones y la reducción del plazo necesario para su aprobación; simplificar la intervención administrativa conforme al principio de proporcionalidad, incorporando las figuras de la declaración responsable y la comunicación previa e impulsar y facilitar la adopción de medidas ambientales y de sostenibilidad de aquellos terrenos con procesos de transformación irregulares.

¿En qué momento se encuentran el Anteproyecto de Ley de Economía Circular y el Plan Andaluz de Acción por el Clima?

El Gobierno andaluz remitió al Parlamento después del verano el proyecto de Ley de Economía Circular, una norma que pretende impulsar el reciclaje de residuos, reducir el desperdicio alimentario y prolongar la vida útil de los aparatos electrónicos, entre otras medidas. Por otro lado el Plan Andaluz de Acción por el Clima (PAAC), aprobado por el Consejo de Gobierno el 13 de octubre de 2021 es el instrumento general de planificación estratégica en Andalucía para la lucha contra el cambio climático. Su misión es integrar el cambio climático en la planificación regional y local, para a la vez alinearlas con los planes del gobierno de España, el Pacto Verde Europeo y el Acuerdo de París, contribuyendo a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

La colaboración público-privada se antoja fundamental para avanzar en el desarrollo de una Andalucía más sostenible y ecológica, ¿no es así?

Sí, así es. Debemos destacar tanto el papel de liderazgo del Gobierno regional como la implicación de «los científicos que nos enseñan el camino hacia el desarrollo sostenible, de las empresas pioneras en la materia y de la Administración local, con la que tenemos que tener un acuerdo muy especial para trabajar entre todos». La consejera se ha referido así al Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía, en cuyo marco la consejería elabora 13 planes de calidad del aire para ayuntamientos, para lo que contarán con un visor de los 32 posibles escenarios de cambio climático que podrían afectar a los distintos municipios.

¿Cuáles son los retos específicos en materia de sostenibilidad de Málaga y provincia?

Málaga en el camino hacia la consecución de una sociedad más sostenibles está bien posicionada, pues el modelo de los últimos años está integrado en el concepto de crecimiento inteligente, sostenible e integrador de la Europa 2020 y se ha ido ido apostando por muchos de los sectores estratégicos como: Movilidad y logística; Industria avanzada del transporte limpio y ecológico; Medio ambiente, ordenación del territorio y eficiencia en los recursos; Turismo, ocio y cultura; Salud y bienestar social; Agroindustria, productos del mar y alimentación saludable y Energías renovables, eficiencia energética y construcción sostenible . La sostenibilidad del modelo ha de ir de la mano no solo de la apuesta por el litoral y el posicionamiento de Málaga en el Mediterráneo, sino también de un mayor cuidado de los recursos naturales con los que contamos, garantizando una vida más saludable de ciudadanos y visitantes. Sin duda, también la apuesta por una Málaga hipocarbónica, comprometida con la reducción del CO2 y la aplicación de nuevas tecnologías a la generación energética y la movilidad sostenible, será fundamental.

¿Cómo se afronta la falta de agua y la ausencia de lluvias en la provincia de Málaga? ¿Hay que estar preparados desde las instituciones para afrontar una época sin recursos hídricos?

El Gobierno andaluz ha trabajado permanentemente para definir y ejecutar inversiones para la mejora y modernización de la gestión del agua, la atención a los déficit hídricos, la garantía del abastecimiento y la reutilización de aguas regeneradas. En la provincia de Málaga estamos acometiendo actuaciones para la mejora de los túneles de trasvase de las presas de derivación de la Viñuela; instalaciones para el aprovechamiento y distribución de aguas regeneradas de las EDAR de Vélez-Málaga/Torre del Mar, Algarrobo, Rincón de la Victoria y Torrox reservando recursos del embalse de la Viñuela. Aportaremos agua a explotaciones agrarias de la zona regable del Guaro y los municipios de Almáchar, Benamargosa, El Borge, Comares, Cútar, Iznate, Macharaviaya, Moclinejo, Rincón de la Victoria, Vélez-Málaga, Totalán, Algarrobo, Torrox y Nerja. Bombeo reversible de la Rosaleda y optimización de la capacidad de transferencia de aguas entre el Sistema Guadalhorce-Limonero y el de Viñuela-Axarquía.