La decisión del vicepresidente de la Diputación de Málaga, Juan Carlos Maldonado, de abandonar Ciudadanos ha agitado el terreno político en la institución, que vive una situación de «caos y desgobierno», según el PSOE, mientras que Adelante, también en la oposición, la tacha de «transfuguismo».

Maldonado anunció este lunes que deja la formación naranja, a la que acusa de haber estado «intentando boicotear» su trabajo y que pretende mantener su cargo de vicepresidente de la Diputación malagueña y teniente de alcalde de Mijas, pese a que Cs le pide que entregue ambas actas por «coherencia personal y respeto a los principios éticos del partido».

Ciudadanos logró dos diputados provinciales tras las elecciones municipales de 2019 y firmó un pacto de gobierno con el PP, que se mantuvo hasta mayo de 2020, cuando uno de ellos, Juan Cassá, dejó la formación liderada por Inés Arrimadas y se integró en el grupo de los no adscritos, camino por el que también opta ahora Maldonado.

El portavoz socialista en la Diputación de Málaga, José Bernal, afirmó ayer que la salida de Maldonado conlleva que el partido socio del PP en el gobierno de la institución «se ha quedado sin representación» y se preguntó cómo piensa gobernar la Diputación.

Recordó que el PSOE ya había solicitado la comparecencia de Maldonado en el próximo pleno tras su destitución como responsable de «Sabor a Málaga».

Los socialistas han pedido la comparecencia del presidente de la institución, el popular Francisco Salado, para que aclare «si hay pactos oscuros» entre PP y Cs, como sostiene Maldonado respecto a su retirada de la marca promocional de productos agroalimentarios.

Ante la situación de «caos y desgobierno» generada tras la salida de Maldonado, el PSOE ofrece «la mano tendida» al PP para «garantizar la estabilidad del gobierno» de la Diputación y «sacar adelante los presupuestos».

Por su parte, la portavoz de Adelante Málaga de la Diputación malagueña, Teresa Sánchez, consideró un caso de «transfuguismo» la marcha de Cs de Maldonado, del que «queda en entredicho la dignidad y honestidad» como representante de un partido al que parte de la ciudadanía ha votado y que «ha ido siendo abandonado» por él y por Cassá.

Por su parte, el portavoz del PP en la Diputación, Francisco Oblaré, señaló que tuvieron conocimiento del comunicado de Maldonado en redes sociales pero en la institución «no hay ninguna comunicación en el sentido de las responsabilidades políticas que tiene en el equipo de gobierno».

Así, cuestionado por el «pacto oculto» al que aludió Maldonado sobre el por qué le habían retirado las competencias de Sabor a Málaga, Oblaré aseguró: «Lo sabrá él, nosotros no sabemos nada». «Nosotros nos dedicamos a lo que mejor sabemos hacer, gestionar esta Diputación y sacar adelante unos presupuestos que son trascendentales para la recuperación y queremos aportar ese importante grano de arena», enfatizó.

«Ahí debe estar la estabilidad, no debemos desviarnos. El PP no tiene ningún problema», defendió, añadiendo que ya se dieron las pertinentes explicaciones de la retirada de competencias a Maldonado sobre Sabor a Málaga.

«Con total normalidad»

Por tanto, insistió en que el grupo popular sigue trabajando «con total normalidad y preocupados por la política de esta provincia y, fundamentalmente, trabajando en un presupuesto que tenemos que sacar ya porque tenemos que tener el instrumento útil para los ciudadanos de la provincia».

«Nosotros seguimos trabajando y él tendrá que aclarar la situación con su partido. Cuando se hable con él y el presidente -Francisco Salado- se siente con Maldonado él planteará su situación», indicó.

Así se pronunció Oblaré en las comparecencias previas al pleno de hoy, en las que no compareció Juan Carlos Maldonado, portavoz de Cs en la institución provincial, que tenía pleno en el Ayuntamiento de Mijas.

Precisamente, uno de los asuntos centrales que marcará el pleno de hoy correspondiente al mes de noviembre será la salida de Juan Carlos Maldonado de Ciudadanos, conocida el lunes, lo que deja al equipo de gobierno sin socio, al quedar ya sin representación en la institución la formación naranja.