La plantilla de Unicaja Banco está llamada a secundar una jornada completa de huelga este viernes 26 de noviembre en rechazo al ERE presentado por la entidad después de que la nueva reunión mantenida este miércoles entre los sindicatos presentes en el banco y los representantes de la dirección haya acabado sin acuerdo.

En la reunión, la sexta del periodo formal de consultas que mantienen ambas partes para negociar el ERE, Unicaja ha ofrecido una nueva mejora en algunas de las condiciones del expediente que ha sido calificada por las centrales sindicales como "insuficiente". Por el momento, sólo hay convocadas dos reuniones más, los días 1 y 2 de diciembre, antes de que el 3 de diciembre finalice el plazo de negociación.

CCOO afirma que las posturas de ambas partes siguen "tan distanciadas" que hace que, ahora mismo, la negociación esté "bloqueada". Según este sindicato, la entidad sigue "obcecada" en que en que se cumpla el objetivo de salida de 1.573 trabajadores de su plantilla (1.005 de la red de oficinas y 508 de los servicios centrales), "sean o no voluntarias".

También critica que "se aferra a la necesidad de una movilidad geográfica para corregir los desequilibrios territoriales y no rectifica su negativa a abordar una homologación laboral que, de verdad, unifique las condiciones de toda la plantilla". Ante esta situación, CCOO afirma que "sólo nos queda secundar la huelga el próximo viernes". Se tata de la primera huelga convocada en la entidad en toda su historia, según explica este sindicato.

El banco ha ofertado este miércoles, en concreto, subidas en las indemnizaciones previstas para los diferentes tramos de edad, que se suman a las que ya había realizado la pasada semana.

Por un lado, la entidad financiera ha propuesto que los empleados de entre 59 y 63 años que tengan una antigüedad mínima de 15 años salgan con el 57% del salario bruto (la propuesta inicial realizada la semana pasada era del 55% y la inicial del 52%) y convenio con la Seguridad Social, descontando el importe de la prestación por desempleo, hasta los 63 años.

A los trabajadores de 57 y 58 años con antigüedad mínima de 15 años, Unicaja Banco les ofrece un pago fraccionado mensual del 55% del salario bruto (la semana pasada ofreció el 52% y anteriormente el 50%) y convenio con la Seguridad Social, descontando el importe de la prestación por desempleo, hasta los 63 años.

La entidad también ha mejorado la propuesta para los trabajadores menores de 50 años, para los que inicialmente proponía una indemnización de 26 días de salario por año trabajado con un máximo de 18 mensualidades, que luego mejoró a 30 días de salario hasta 20 mensualidades. Ahora se ofrecen 33 días y un tope de 24 mensualidades, con una prima de 1.000 euros por trienio vencido.

Unicaja mantiene invariable, en cambio, su oferta para los mayores de 63 años en un pago de 20 días de salario por año trabajado (hasta 12 mensualidades).

En cuanto a los empleados que tengan 56 años a 31 de diciembre de 2021, a los que la semana pasada se decididió incluir como optantes al ERE después que inicialmente no estuvieran previstos, la oferta ahora es de una indemnización de cuatro veces el 55% del salario anual, hasta un máximo de 135.000 euros. La anterior propuesta era de cuatro veces el 50% del salario anual, hasta un máximo de 120.000 euros.

El sindicato UGT, que ha lamentado también la falta de acuerdo, ha recomendado a "toda la plantilla de Unicaja" que secunde la huelga, que tendrá lugar debido a que, según esta central, la entidad "no toma en serio" a sus trabajadores y se ha de "mostrar fuerza en la lucha contra sus derechos".

El sindicato CIC, que engloba a SUMA-T, STC y SIBANK, se muestra contrariado por que la empresa no haya escuchado a la plantilla tras la movilización "histórica" del martes, mientras que CESICA asegura que el balance de la reunión ha sido "lamentable" y que el banco les manifiesta, "a través de sus paupérrimas propuestas, su más absoluto desprecio".

Fuentes de Unicaja han destacado, respecto a la propuesta anterior de la entidad, las "mejoras" en las condiciones sobre las medidas de desvinculación, "bajo el criterio preferente de afectación de voluntariedad", y en las compensaciones que afectan al ámbito de la movilidad geográfica, pero resulta insuficiente para las centrales.