La Diputación de Málaga ha ofrecido las instalaciones de sus residencias en los centros de La Térmica y La Noria, ambas en la capital malagueña, al Gobierno de Ucrania para acoger a los ciudadanos ucranianos a los que la invasión de su país ha sorprendido en España y ahora no pueden o no quieren regresar, así como para atender a refugiados y niños a los que haya que evacuar.

El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, contactó en la tarde de este pasado sábado con la cónsul de Ucrania en Málaga, Svitlana Kramarenko, para ofrecerle la colaboración de la institución provincial y la solidaridad de los malagueños con el pueblo ucraniano ante la "catástrofe humanitaria y la injusta guerra por parte de Rusia".

Salado ha afirmado que las instalaciones de La Térmica (avenida de Los Guindos, 48) y La Noria (Arroyo de Los Ángeles, 50), ambos centros de la Diputación en la ciudad de Málaga, están ya "preparadas y habilitadas con carácter inmediato" para ofrecer cama y manutención a más de medio centenar de personas.

Salado, que ha condenado "la agresión a Ucrania", ha incidido en que "la Diputación de Málaga está en disposición de ofrecer de forma urgente más de medio centenar de plazas de alojamiento y manutención para las familias ucranianas que lo necesiten, y debemos estar listos para recibir refugiados el tiempo que dure esta invasión, que es un atropello contra los derechos humanos y el derecho internacional".

El presidente de la Diputación de Málaga ha destacado la importancia de la amplia colonia de residentes ucranianos en la Costa del Sol, con más de 11.500 ciudadanos empadronados. "Nuestro corazón está con nuestros vecinos ucranianos y sus familias, que están siendo víctimas de un ataque brutal y sin sentido. Los malagueños siempre hemos sido solidarios y en esta ocasión debemos serlo aún más", ha subrayado Francisco Salado.

Próxima reunión

Salado ha explicado que solicitó una reunión presencial en los próximos días con la cónsul y su equipo para preparar y definir las líneas de colaboración que pretende abrir la Diputación de Málaga con el pueblo ucraniano, ya sea a través del Gobierno o mediante asociaciones y ONG de ayuda internacional.

"Queremos ayudar de todas las formas en que nos sea posible, canalizar el deseo de ayudar de los habitantes de Málaga y también que nuestros vecinos ucranianos nos sientan cerca y no se sientan abandonados", ha agregado Salado.