Kiosco

La Opinión de Málaga

Sanidad

Enfermos del corazón: de la UCI a correr una maratón

La Asociación de Enfermos del Corazón del Hospital Regional de Málaga (CHAEC) es una entidad sin ánimo de lucro que busca mejorar la calidad de vida de los pacientes que han sufrido algún tipo de enfermedad cardiovascular. Desde la rehabilitación hasta la formación en hábitos de vida saludable, CHAEC acompaña a estas personas desde que abandonan el centro sanitario, convirtiéndose así en el nexo de unión entre el hospital y la ciudadanía. La Asociación de Enfermos del Corazón del Hospital Regional entrará a formar parte del proyecto ‘Málaga Cardiosaludable’, que se presentará el 31 de marzo en el Materno Infantil

CHAEC realiza actividades formativas sobre enfermedades cardiovasculares.

Por cada persona que fallece infectada por Covid-19, se producen entre 3 y 4 defunciones provocadas por enfermedades cardiovasculares, según advierte la Sociedad Española de Cardiología. Este tipo de patologías continúan siendo la primera causa de muerte en España, a pesar de que casi el 80% de ellas podrían llegar a evitarse con hábitos saludables, señala la Consejería de Salud y Familias.

Acompañar en su rehabilitación a todas aquellas personas que hayan sufrido alguna enfermedad relacionada con el corazón, así como educar a la ciudadanía para contribuir a la disminución de estas son los objetivos principales de la Asociación de Enfermos del Corazón del Hospital Regional (CHAEC). Esta entidad nace en el seno de la Unidad del Corazón de este complejo hospitalario, con la motivación de convertirse en un nexo de unión entre el hospital y la ciudadanía.

«Esta asociación se mueve para mejorar la calidad de vida de los enfermos del corazón, ayudarlos en su rehabilitación e intentar que esta enfermedad, que es la que más mortalidad causa, disminuya en la medida de lo posible en el entorno de nuestro hospital». Luis Plaza es el presidente de CHAEC y, desde su experiencia propia, hace girar el engranaje de esta asociación. Tras superar una enfermedad cardiovascular, este malagueño colabora para ayudar a personas que están pasando por lo mismo que él.

Cuando el paciente sale del centro hospitalario, formar parte de un colectivo con el que pueda compartir vivencias y necesidades puede llegar a ser determinante para ellos: «Estamos hablando de una enfermedad que te compromete la vida directamente. Te entra una depresión de entrada porque has puesto en crisis tu vida. Entrar en un seno donde poder compartir tu experiencia con personas que lo han vivido igual que tú puede ser muy necesario», explica Antonio Benítez, asesor técnico de CHAEC.

Esta asociación se convierte entonces en el mejor de los acompañantes una vez que la persona abandona el hospital. Es cuando CHAEC desempeña su labor fundamental. Además de facilitar el contacto directo con el hospital, la entidad lleva a cabo programas de formación para orientar a estos pacientes hacia hábitos de vida acordes a su enfermedad. «Damos charlas sobre alimentación, cómo mantener el cuidado de la medicación, los efectos de los fármacos… Cuando salen del hospital siempre tienen miedo y nosotros les enseñamos que se puede vivir y que se pueden mantener activos después de una enfermedad cardiovascular. Hemos dado de alta a pacientes que han estado en UCI y después han corrido una maratón», asegura Benítez.

La asociación, además, imparte cursos orientados al resto de la ciudadanía, a través de charlas y conferencias. En ellas se trata, por ejemplo, el abordaje del sobrepeso o el ejercicio y corazón, todo aquello que guarde relación con este órgano vital y una vida saludable. En esta línea se enmarca el proyecto ‘Málaga Cardiosaludable’, del que CHAEC entrará a formar parte y que se presentará el próximo 31 de enero en el salón de actos del Hospital Materno Infantil.

Del mismo modo, esta asociación lleva a cabo un programa de formación sobre el soporte vital. «Queremos que sea extendido a toda la ciudadanía porque es muy necesario que todos los ciudadanos conozcan las maniobras básicas de RCP, para que puedan hacerlo de forma eficiente allá dónde les pille», indica Antonio Benítez. En este sentido, la entidad aboga por que «todas las empresas y entidades hagan uso de los desfibriladores, que son el arma fundamental para evitar que fallezca un paciente».

Luis Plaza y Antonio Benítez durante una formación. | LA OPINIÓN

Material sociosanitario

Entre los proyectos de la Asociación de Enfermos del Corazón destaca, también, la prestación de material sociosanitario. A través de este servicio, CHAEC dota a las familias frágiles y dependientes de camas y demás material necesario para los pacientes. «En la medida de lo posible, ayudamos a pacientes que son dados de alta y necesitan esos servicios en su casa pero no pueden ser facilitados por las propias familias o por el hospital», explica Benítez.

Este programa, financiado por una entidad bancaria malagueña, atiende a día de hoy a unas 20 familias con camas, grúas y demás elementos sociosanitarios. «El programa cubre a más personas porque este material se recupera y se recicla, vamos distribuyendo el material conforme nos lo van solicitando». El proyecto está vinculado a la Unidad de Coordinación Interniveles del Hospital Regional, «que lo llevan a cabo las enfermeras gestoras de casos, que son las que dan el alta de pacientes frágiles y dependientes del hospital».

Para poder seguir desarrollando este proyecto, CHAEC solicita apoyo financiero: «Somos una entidad sin ánimo de lucro y no tenemos apoyo más allá de la entidad que nos está haciendo la donación. Necesitamos asociados que puedan colaborar con nosotros, aunque sea a través de la cuota básica que son 10 euros anuales», ruega Antonio Benítez.

Compartir el artículo

stats