Más de 60 personas residen actualmente en La Casa de la Buena Vida, una iniciativa orientada a la integración social de personas en riesgo de exclusión social y cuyo ámbito de actuación es la Barriada de la Palma-Palmilla.

El distrito Palma-Palmilla es el más vulnerable y dónde se encuentra el mayor número de personas en riesgo de exclusión. Un importante número de personas sin hogar, encuentran aquí el inicio para la solución de sus problemas, gracias al proyecto “Let's get our life back”

Para llevar a cabo este proyecto, es necesario contar con la solidaridad de entidades, empresas y particulares que aporten su granito de arena. La Fundación El Pimpi les ayuda desde hace meses con su proyecto la Huerta Social, con el que dotan a la entidad de recursos para el comedor social y su casa de acogida fondos, y ahora, hace cómplice de este proyecto solidario a sus amigos de Micolchón, empresa líder en muebles de descanso que ha donado 5 literas con sus 10 colchones y almohadas.

 “La Casa de la Buena Vida” tiene por finalidad ofrecer un hogar a personas, sin recursos económicos y sin apoyo social, normalmente afectadas por problemas de adicciones y drogodependencia. Desde este centro se intenta acompañar a la persona en su proceso de reincorporación social, ayudándoles a abandonar sus adicciones, generando vínculos y relaciones de confianza que le permitan recuperar su vida, en definitiva, devolver la dignidad a la persona.