El obispo de la diócesis de Málaga, Jesús Catalá, se ha mostrado este jueves convencido de que el proyecto de las cubiertas de la Catedral de Málaga, que podría poner fin al mal endémico de humedades, grietas y goteras que afectan al Primer Templo, va a contar con el apoyo de todas las administraciones. Catalá se ha felicitado por la autorización concedida por la Junta de Andalucía y ha señalado que están "muy esperanzado". "Málaga va a saber responder", ha dicho el prelado durante su intervención en el desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, en el que ha respondido a preguntas de todos los ámbitos de la actualidad eclesial y social.

Por este motivo, el obispo ha querido dar las gracias de antemano y ha insistido en la necesidad de acometer este importante proyecto. El proyecto básico y de ejecución de intervención en la cubierta de la Catedral fue presentado por el Obispado de Málaga ante la Delegación territorial de Cultura y Patrimonio Histórico en marzo de 2021. Está firmado por los arquitectos Juan Manuel Sánchez La Chica y Adolfo de la Torre y consta de 250 planos y unas 2.000 páginas.

La Comisión de Patrimonio Histórico de la Delegación de Cultura aprobado este pasado martes la cubierta que protegerá el tejado de la Catedral de Málaga de los problemas de humedades y filtraciones que arrastra desde hace tiempo y que amenazan gravemente la integridad del templo.

"Lo celebramos y nos felicitamos", ha insistido el obispo, quien ha señalado que la financiación de estos trabajos se llevará a cabo como en casos anteriores. "Pasaremos el cepillo, abriremos una cuenta y todo lo que haga falta", ha dicho, pero ha insistido en la necesaria ayuda de las instituciones. "Cuando hablamos hace años de rehabilitar la Catedral ya me dijeron varias instituciones civiles, económicas, empresariales, privados... que estaban dispuestas a ayudar. Hay promesas. Y espero que la misma Junta de Andalucía se implique, así como el Ayuntamiento, como ha hecho en los templos restaurados en los últimos años", ha deseado el prelado, quien ha subrayado la línea de colaboración que ha encontrado en los últimos años en el Gobierno andaluz. "Durante casi 40 años ha habido muy poca colaboración de la Junta con el patrimonio de la Iglesia de Málaga. El cambio político se está notando en un cambio de actitud también en este sentido", según Catalá.

El obispo ha recordado que, a su llegada a la diócesis hace ya 13 años, le molestaba que la Catedral fuera conocida como 'La Manquita'. "Porque no solo le falta una torre, sino también las cubiertas, que el arquitecto tenía previsto en los planos. Le falta también la sacristía, terminar los cubillos... Quiero decir, era una realidad inacabada, y por tanto había que hacer lo posible para, en primer lugar, resguardarla de las infiltraciones de la lluvia en la piedra calcárea, que se disuelve, y continuar terminándola", ha insistido Catalá. "Para mí lo menos importante sigue siendo la torre y lo digo ya, yo no lo voy a hacer, en primer lugar por falta de tiempo", ha advertido, a la vez que resaltaba el esfuerzo realizado por dotar al Primer Templo de un Plan Director "en el que lo más urgente son las cubiertas". 

El obispo también ha dedicado tiempo en destacar las obras de rehabilitación llevadas a cabo en durante estos últimos años en los grandes templos, como San Juan, Santiago y los Santos Mártires. "Esta preocupación de mantener el patrimonio es una tarea que el obispo tiene, pero también toda la sociedad malagueña, por lo tanto, estoy contento de haber visto una realidad y haberla acometido, aunque haya costado mucho tiempo", ha dicho Catalá. 

Entre otros temas, el obispo también se ha pronunciado sobre la labor de la Iglesia durante la pandemia y ahora con la nueva crisis mundial provocada por la guerra de Ucrania: "Seguimos haciendo lo que hemos hecho siempre. Cuando hay un evento de este tipo: catástrofes, tsunamis, un volcán, etc., hay una sensibilidad social rápida de ayuda inmediata, pero cuando pasa el fenómeno, se olvida todo el mundo. ¿Quién se acuerda ya del volcán en las noticias? ¿Cuánto tiempo hace que no hemos oído hablar del volcán? Si mañana termina la guerra, dentro de dos meses nadie escucharía hablar de guerra. La Iglesia, a través de su institución llamada Cáritas, sigue ayudando a proyectos de eventos catastróficos de hace dos, tres, cinco y diez años. La Iglesia estará al pie del cañón cuando esto pase". 

La aprobación de la nueva ley del aborto también ha merecido un comentario por parte del prelado que ha recordado la doctrina católica: "La Iglesia, desde hace 2.000 años, está a favor de la vida humana en cualquier momento, desde la concepción (no desde el nacimiento) y hasta la muerte natural. Somos defensores de la vida humana y nadie nadie tiene derecho a eliminarla porque es un asesinato".

La diócesis de Málaga ha publicado un comunicado con los principales temas tratados por el obispo durante este desayuno informativo. Con respecto a la crisis familiar, Catalá ha afirmado que "debemos proteger a la familia a capa y espada, porque siempre se ha mostrado como la gran institución de ayuda, de educación y de socialización» y ha pedido «más apoyo social a las familias. El mejor bien de una sociedad es un ser humano, un ciudadano bien educado, capaz de aportar a la sociedad. Reivindicamos todos la protección de la familia".

Preguntado por el papel de la Iglesia en el ámbito educativo, ha hecho referencia a la enorme labor educativa y social que la diócesis de Málaga realiza a través de la Fundación Victoria y ha realizado una petición a la administración educativa: "Solo pido libertad de enseñanza. Que no nos estrangulen. Que nos dejen hacer. No cabe una única forma de educar. Somos una sociedad plural. Si lo somos, debemos permitirse la posibilidad real de que haya una pluralidad educativa".

Abusos sexuales en el seno de la Iglesia

El obispo de Málaga también ha asegurado respecto a los casos de abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia que en la provincia hay "un caso cerrado y sobreseído, que no se a quién se refiere"; y cero casos de demanda abiertos". "Esa es la realidad de Málaga y felicito a mis curas porque son como deben ser", ha dicho en el desayuno informativo, en el que ha considerado que la forma de investigar de países como Francia, Portugal o Alemania "no son métodos válidos", poniendo como ejemplo el país galo donde se hizo a través de una encuesta. En este sentido, ha añadido que Italia y España decidieron que cada obispo "hiciera lo que tenga que hacer" puesto que existe un protocolo dirigido por la Santa Sede "y eso es lo que estamos haciendo". "Nos están tildando de miles de casos cuando la verdad es que no llegan ni a 400", ha sostenido.

Catalá ha añadido que cada diócesis es autónoma: "El obispo es la cabeza máxima de cada diócesis. Y en el tema de los abusos cada diócesis es un ente autónomo que ha ido resolviendo sus temas. El único que tengo por encima es el obispo de Roma, el papa, que no viene a preguntarme nada". Ha señalado el obispo que hay un código de 1917 con un artículo en el que indica lo que "el obispo tiene que hacer", recordando, además, que el fallecido papa Juan Pablo II ya les pidió que atendieran este tema y desde el año 2010 hay un protocolo.

"¿Cuántos protocolos tienen los partidos, los colegios por este tema? ¿Por qué atacan a la iglesia cuando somos los únicos en el mundo con protocolos desde hace más de 10 años?", se ha preguntado el prelado de Málaga, quien ha indicado que el 75% de los casos detectados son de religiosos y el 25% de sacerdotes seculares.

También ha indicado que están a la espera de los resultados del estudio que realizará "una empresa de fuera, objetiva", y ha aludido al realizado por la Fundación Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), "que lleva muchos años con el tema de los abusos sexuales a menores y que señala que los casos --de abusos-- pertenecientes a gente de la Iglesia (profesores, religiosos) es el 0,2%, el resto 99,8%, son de otros". Por ello, no entiende que un Gobierno "pida analizar o promover un estudio del 0,2%, al que le importe un pepino el 99,8%".

Sobre el posible gasto financiero que supondrían estos casos para la Iglesia de Málaga, ha asegurado que no tienen "ningún miedo porque no va a haber ningún gasto financiero, ninguna millonada que gastarse, cosa que sí ha ocurrido en EEUU o en Irlanda".