El Sindicato de Enseñanza de CCOO de Málaga ha exigido a la Junta de Andalucía que destine una partida extraordinaria con la que se pueda contratar a docentes para las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística (ATAL) y que se doten de los recursos para atender a niñas y niños de Ucrania que están en colegios públicos de la provincia.

Según CCOO, en la actualidad, Málaga tiene escolarizados 1.030 menores procedentes de Ucrania tras la invasión rusa, «pero la Administración no ha aprobado ninguna medida para el profesorado ATAL, que es el que atiende a estos menores».

Este tipo de alumnado, «que hasta la fecha eran mayoritariamente migrantes menores no acompañados, se ha ampliado de una forma abrumadora ante el éxodo masivo de madres con sus hijos e hijas que durante los dos meses y medio que llevamos ya de invasión Rusia en Ucrania están llegando a nuestra tierra».

El sindicato aludió a datos del Gobierno andaluz a 17 de mayo, con 2.577 menores que provienen de Ucrania escolarizados, y de ellos, 1.030 en la provincia de Málaga. Por otra parte, según los últimos datos facilitados por la Subdelegación del Gobierno de Málaga, a finales del pasado mes de abril, el 36,4% de los ucranianos acogidos en la provincia eran menores. Por etapas, la estimación facilitada por el Gobierno se distribuye como sigue: el 23% en la Educación Infantil, el 50% se encuentran en Educación Primaria y el 26% restante en la ESO.

Yolanda Gamero, secretaria general del sindicato de enseñanza de Málaga de CCOO, ha explicado que ante estos acontecimientos, «el profesorado de ATAL, que ya de por sí tiene asignado a más alumnado de la cuenta, ha tenido que reducir las sesiones para poder atender a todos estos menores».