Zambullirse de lleno y llevar a la práctica la economía circular es lo que vienen haciendo como objeto primordial de su actividad desde hace ya una década las empresas malagueñas Reciclados Roster y Construcciones Fearral, comprometidas conjuntamente en su implantacion, formación y objetivos.

Reciclados Roster es líder en el tratamiento y reciclaje de residuos de todo tipo. Hormigones, escombros, asfaltos, tierra y arenas son el objeto primordial de su recogida selectiva de materiales. Además manipulan áridos reciclados para su comercialización y venta transformados en zahorra, macadam, grava hormigón, grava y arena en versiones hormigón y RCD (Residuos de Construcción y Demolición). Un claro ejemplo este de puesta en práctica de la economía circular que se completa con la posterior venta de estos nuevos materiales a las empresas del sector de la construcción para que puedan reutilizarlos en sus trabajos de edificación y reforma. De esta forma, se ayuda a prolongar la vida y la utilidad de los recursos fomentando a la vez el cuidado del medioambiente.

Valorización de los materiales de construcción

Esta empresa malagueña con más de una veintena de trabajadores, y cuya planta de residuos ocupa 100.000 m² en el camino de los Chopos en el polígono Guadalhorce y en El Tarajal, apuesta desde hace una década por la valorización de los materiales de construcción. Además, recientemente está adaptando e incorporando a su planta de residuos nueva maquinaria para cumplir con las directrices de la nueva Ley de Residuos aprobada en el pasado mes de enero. Los RCD son los desechos más comunes que se depositan en esta planta, pasan por un tromel (cilindro compuesto por mallas o chapas perforadas que gira sobre su eje y cuya función es separar los sólidos por tamaño) para ser posteriormente, tras una separación neumática y otra magnética, triturados y transformados en las distintas materias primas y materiales procesados citados anteriormente.

Para Roster la demolición selectiva es clave en el proceso, ya que la agrupación de materiales optimiza el proceso y mejora los resultados. El porte-reporte en el transporte (en el que el camión nunca va vacío y se optimizan los viajes) y la autogeneración de energía en las plantas de reciclado son dos puntos vitales en el proceso.

«En Reciclados Roster valorizamos ese material y lo ponemos de nuevo en el mercado. Llevamos a cabo el ciclo completo de la economía circular, cogemos material de desecho y le volvemos a dar un uso. También preservamos el medioambiente haciendo una gestión ecológica con nuestra flota de camiones, ahorrando combustible y viajes», afirma Juan Arrabal, CEO de Reciclados Roster y Construcciones Arrabal.

En ese afán de cerrar el ciclo de la economía circular, Reciclados Roster y Construcciones Fearral colaboran desde hace cuatro meses con la Asociación ODS Medioambiental, una organización que fiscaliza y controla las actuaciones que se llevan a cabo con los materiales: control y seguimiento de las diferentes actuaciones, el correcto uso que se haga de esos materiales o el seguimiento para que no sean depositados en lugares prohibidos, etc.. Además, esta organización está ejerciendo labores de asesoramiento a organismos públicos como los ayuntamientos de costeros de Nerja, Torremolinos y Benalmádena en la elaboración de sus Planes de Economía Circular y en la firma de convenios en esta misma materia con otras administraciones y empresas.

Suelo cemento con áridos reciclados

Juan Arrabal destaca la incorporación de un material nuevo a los elementos reciclados: «Se trata del suelo cemento con áridos reciclados, que nace del reciclado de RCD al que se le añade un 2% de cemento, que es el que le aporta la dureza. Al ser menor el material que necesita en sus capas, desciende el número de toneladas que se transportan en los camiones, con el consiguiente ahorro de combustible y la reducción de emisiones a la atmósfera», añade.

El responsable de Reciclados Roster aporta el dato de que «hoy en día estamos en un porcentaje del 95% de reciclaje y el objetivo es aumentarla. Para ello es fundamental la colaboración de la ciudadanía, que debe ser consciente de que hay que llevar el material a las plantas para ser aprovechado. Solo de este modo pasaremos de las 100.000 actuales a las 300.000 toneladas al mes».