Iberdrola generó el pasado año con su actividad un impacto económico de más de 670 millones de euros en la economía andaluzas. La compañía realizó compras y contrataciones de servicios a más de 180 proveedores andaluces por un valor aproximado de 132 millones de euros. Por otro lado, el impacto fiscal superó los 450 millones de euros y las inversiones alcanzaron la cifra de 85 millones.

La compañía, que este viernes, 17 de junio, celebra junta general de accionistas, cuenta con150 trabajadores en la región. Iberdrola afirmó ayer que Andalucía se ha convertido «en uno de los mayores polos de crecimiento» para la empresa en España. La región ya es líder en la generación de energía verde, con cerca de 800 MW renovables que se reparten en siete provincias (Almería, 10; Granada, 198; Cádiz, 167; Sevilla, 4; Huelva, 342; Málaga, 72 y Jaén, 27). 

"Esta comunidad seguirá siendo uno de los escenarios principales de la apuesta de Iberdrola, donde tiene previsto instalar cerca de 1.000 nuevos MW en los próximos años", ha explicado.

Actualmente, Iberdrola tiene ya en construcción en Andalucía más de 200 nuevos MW verdes. El parque eólico de Martín de la Jara (36 MW), por ejemplo, contará con los aerogeneradores más grandes de España y está ubicado entre las provincias de Málaga y Sevilla. A él se suman las plantas fotovoltaicas de Cespedera (27 MW), en Medina Sidonia (Cádiz), y Guillena (144 MW), en el municipio sevillano de Castilblanco de los Arroyos. Estas dos últimas instalaciones, junto con otras tres actualmente en tramitación, han sido declaradas de interés estratégico por la Junta de Andalucía.

La Junta de Andalucía, además, ha incluido en la Unidad Aceleradora de Proyectos un proyecto a Iberdrola que prevé 500 millones de inversión y 2.755 empleos. La iniciativa consiste en la construcción de plantas fotovoltaicas junto a parques eólicos ya existentes en las provincias de Huelva, Granada, Cádiz y Almería, que sumarán una potencia instalada conjunta de 820 MW.

La cartera actual de proyectos renovables de Iberdrola en Cádiz, Huelva, Granada, Málaga y Sevilla representan una inversión estimada de 640 millones y la generación de más de 2.000 empleos durante las fases de planificación, construcción y explotación de las infraestructuras.