Durante la tarde del 22 de junio, una de las ambulancias que prestan servicio en el centro de salud de Marbella, cuando acudía a asistir a un paciente, comenzó a arder y desprender una humareda que afectó al técnico en emergencias sanitarias que conducía la unidad. El sanitario tuvo que ser atendido de forma urgente por otra de las unidades de Marbella, para ser trasladado con carácter urgente al Hospital Costa del Sol de Marbella.

Este no es el único incidente que Comisiones Obreras pone en manos de la inspección de trabajo. Recientemente también se notificó un percance sufrido por una de estas ambulancias y el posterior ingreso del trabajador en un centro hospitalario, informa Francisco Aranda, secretario de Acción Sindical de la Federación de Servicio a la Ciudadanía de CCOO.

Por ello, la organización sindical mantuvo ayer una reunión con la Dirección del Distrito Costa de Sol para exponer los problemas a los del transporte sanitario en este distrito sanitario. «Sirva como ejemplo lo ocurrido en Marbella pero el problema que existe con el transporte sanitario se da en toda la provincia. Las averías en neumáticos, frenos y demás suponen que aumenten la falta de recursos, y la inseguridad de todas las personas implicadas en una asistencia sanitaria».

En este sentido, el sindicato solicita al SAS que «actúen y no dejen, que un servicio tan vital para la vida de las personas se encuentre en la situación en la que se encuentra. Un transporte como este lo que menos puede hacer es poner en riesgo la seguridad de los trabajadores y de las personas a las que se atiende» defiende Francisco Aranda.