Kiosco

La Opinión de Málaga

Metro

La llegada del Metro al centro de Málaga se retrasa y no estará para la Feria

Desde la Consejería de Fomento argumentan la decisión de posponer la puesta en marcha del tramo Perchel-Atarazanas debido con la falta de “madurez” de las pruebas de seguridad por lo que no se ofrecen aún “las máximas garantías” a los viajeros

Pruebas en el tramo del metro de Málaga y visita a la estación de Atarazanas Álex Zea

La llegada del Metro al centro de Málaga se retrasa por lo que no entrará en funcionamiento para la Feria de Málaga, que fue el objetivo inicial del Gobierno andaluz aunque si bien es cierto que el propio Juanma Moreno había enfriado las expectativas en cuanto al calendario en sus últimas intervenciones.

"Ese es el objetivo, pero dependiente de que encontremos algún obstáculo en materia de seguridad que pudiera retrasar la puesta en marcha. Lo que está claro es que si no es en agosto será en septiembre", afirmaba el presidente andaluz, Juanma Moreno, en una visita en marzo al inicio de estos ensayos de seguridad.

Desde la Consejería de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda argumentan la decisión de posponer la puesta en marcha del servicio entre el tramo Perchel-Atarazanas a que las pruebas de seguridad no presentan aún la “madurez” suficiente como para ofrecer “las máximas garantías” a los viajeros.

“Y una vez se ha ponderado y calibrado la viabilidad técnica del escenario de Feria, la Consejería considera que lo más recomendable es posponer la fecha de puesta en servicio comercial”, indican fuentes de Fomento, que recalcan el “riesgo existente” de que se produzcan incidencias en el funcionamiento de los sistemas recién instalados en este intervalo, ya sea de energía, comunicaciones, sistemas de información al viajero, protección contra incendios y ventilación de túneles o de ascensores y escaleras mecánicas.

Esas pruebas, que se iniciaron el pasado mayo, presentan una “especial complejidad” en este tramo de vía, según explican desde la Junta, debido a que no suponen una inauguración de una nueva infraestructura sino una prolongación del servicio comercial existente desde julio de 2014, en concreto, 12 kilómetros de trazado entre las líneas L1 y L2 hasta El Perchel, con 17 estaciones y una media de siete millones de pasajeros al año.

A esto se le suma un nuevo tramo de un kilómetro y dos estaciones, “con la complicación que ello supone para las pruebas y la integración con equipos y sistemas de funcionamiento”, señalan.

“Esta singularidad es especialmente sensible en el caso de la señalización ferroviaria y el sistema Automático de Protección de Trenes (ATP). Hay que recordar que en el tramo entre El Perchel y Guadalmedina confluyen las líneas 1 (Teatinos) y 2 (Carretera de Cádiz), algo que exige mayor sincronización, si cabe, con múltiples aparatos y cambios de vía”. Un trabajo que desarrolla la empresa Alstom, que cuenta con un contrato con vigencia hasta el próximo enero aunque la previsión es que los trabajos acaben antes.

Con todo, desde Fomento no dan una fecha o plazo aproximado para la llegada del suburbano a la Alameda Principal, ya que depende del desarrollo de estas pruebas.

Compartir el artículo

stats