Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Salud

La sanidad privada malagueña pierde a unos 500 facultativos en estos últimos cinco años

Desde el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos denuncian las condiciones laborales en las que ejercen su labor los médicos autónomos, cuyos honorarios están fijados por las compañías aseguradoras entre ocho y diez euros por consulta -Además, el CACM advierte de un traspaso de médicos de la privada a la pública

El CACM denuncia la situación de la Medicina Privada en Andalucía L.O

Uno de cada cuatro malagueños tiene un seguro privado de salud, muy por encima de la media andaluza. Málaga es la tercera provincia española con más medicina privada y la segunda, tan solo después de Madrid, en la que más crece su demanda. Esta realidad no casa con la situación actual de la sanidad privada, cuyos profesionales califican como «crítica». Y es que las condiciones en las que se ven obligados a trabajar estos facultativos han contribuido a que la provincia haya perdido en los últimos cinco años a 500 médicos privados, aseguran desde el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos. Además, el CACM advierte de un traspaso de médicos de la privada a la pública.

La situación laboral de los facultativos que se dedican al ejercicio libre de la sanidad privada en Andalucía se ha ido «deteriorando» desde que la Administración dejase de regular los baremos que las compañías aseguradoras marcan para los médicos autónomos de todas las especialidades. A día de hoy, este rango oscila en unas retribuciones netas que rondan entre ocho y diez euros en la primera consulta.

«La Administración nos dejó un poco desamparados, ahora son las compañías aseguradoras las que determinan estos baremos», denuncia el presidente del Colegio de Médicos de Málaga, Pedro Navarro. Así, los profesionales de la sanidad privada cargan directamente contra estas entidades, «que conciertan pólizas baratas a menos de 30€. Es imposible que con esa cuota puedan pagarse recursos médicos de ninguna clase».

Los honorarios percibidos por un médico en una primera consulta privada no superan los diez euros, «pero es que la segunda consulta se paga a la mitad y la tercera ni se cobra. Esto no puede seguir así, no se encuentran médicos porque la gente no está dispuesta a seguir trabajando de esta manera», alerta Alfonso Carmona, portavoz de Ejercicio Libre del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos y presidente del Colegio de Médicos de Sevilla.

Asimismo, los profesionales de la sanidad privada denuncian que estos honorarios llevan 30 años sin actualizarse conforme al IPC. "Debería aumentar un 145%, puesto que en los últimos años no ha subido nada, mientras que los seguros de salud suben cada año». Con todo ello, José Luis Perea, secretario general de la Asociación de Trabajadores Autónomos, indica que «la situación de este tipo de autónomos nos invita a defenderlos. Están soportando una inflación de un 10,5% y se encuentran, además, con unos baremos que son casi inmorales».

Todo ello repercute negativamente en la atención al paciente. La facilidad asistencial de la privada se pierde, «pues las pólizas baratas lo que han hecho ha sido masificar las consultas y aumentar las listas de espera». De este modo, los facultativos tratan de seguir ofreciendo una buena calidad asistencial a costa de trabajar con un déficit económico. «El médico cuando se pone delante de un paciente no sabe de números, sabe de ayudar al paciente», recuerda Alfonso Carmona.

Ante esta situación, se viene observando un traspaso de médicos de la sanidad privada a la pública, algo que hasta hace unos años sucedía a la inversa. «No puede ser que un compañero ahora se vuelva a la pública, donde tiene garantizado un sueldo más digno», señala Antonio Aguado, presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos y del Colegio de Médicos de Huelva. En esta misma línea, Carmona asegura que «en la pública pagan mejor por el mismo trabajo. En la privada no tengo derecho a vacaciones o a una baja maternal o por enfermedad».

Esta huida se da, sobre todo, en menores de 35 años, advierten. De los 3.039 colegiados que se dedican a la medicina privada, en torno al 50% tienen más de 55 años. «Menores de 35 solo hay 550. De aquí a diez años se prevé la desaparición del 40% de los médicos que ejercen en la privada y si no se le pone freno, esta situación va a ser caótica», indica Carlos Bueno, representante de Ejercicio Libre del Colegio de Médicos de Málaga.

Negociación y diálogo

Esta misma tarde tendrá lugar la primera reunión para analizar la situación de la medicina privada en Andalucía. Esta estrategia, liderada por el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos, se llevará a cabo en todas las provincias andaluzas. El objetivo de estos encuentros es que sean los propios facultativos los que sienten las bases de las propuestas que se presentarán en los próximos meses tanto a la Administración como a las aseguradoras.

«Queremos trabajar para la mejora de las condiciones del contrato y la seguridad jurídica, así como conseguir la máxima seguridad en el tratamiento de los pacientes. Vamos a negociar de una forma contundente, las compañías aseguradoras son las que tienen el monopolio y debemos ponerle freno . Esperemos que se sienten a hablar o será el momento de tomar medidas más duras», señalan tanto desde el Colegio Médicos de Málaga como desde el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos.

Del mismo modo, el foco de estas negociaciones se dirigirá a la Administración andaluza. «Pedimos a la Administración que recupere ese papel que tenía en los años 80 y que establezca unos precios orientativos, así como que sirvan de negociadores para proteger a este tipo de profesionales y que medien ante esta situación», indica José Luis Perea.

Compartir el artículo

stats