Los robos registrados en comercios de la provincia de Málaga dejaron el pasado año un coste medio para las aseguradoras de 1.183,7 euros por hurto, según un estudio publicado este martes por Unespa, la patronal del sector asegurador en España, que coloca a Teruel, Cuenca y Murcia como las zonas en las que se dan los robos en comercios más caros de todo el territorio español. En estas tres provincias, las visitas de los ladrones conllevó en el ejercicio de 2021 el pago por parte del seguro de indemnizaciones medias de entre 2.100 y 3.200 euros a los comerciantes afectados. El informe se ha elaborado a partir del análisis de la información aportada por 18 aseguradoras. En total, se han tomado en consideración las consecuencias de 21.000 delitos ocurridos por toda la geografía nacional e indemnizados por el seguro.

El estudio "Los robos en comercios en 2021" revela además que la localidad malagueña de Mijas es, dentro del conjunto de grandes municipios españoles, la que encabezó el coste medio de las sustracciones padecidas por los comercios, con un desembolso por parte de la aseguradoras de 3.525 euros por hurto. Otros municipios donde el botín medio de los amigos de lo ajeno fue particularmente abultado fueron Orihuela, en Alicante (3.175), Córdoba (2.577), San Cristóbal de la Laguna, en Tenerife (2.558), Alcobendas, en Madrid (2.453), San Fernando, en Cádiz (2.319), Roquetas de Mar, en Almería (2.280), Girona (2.259), Murcia (2.196) y el municipio valenciano de Gandía (2.119).

En el listado de Unespa aparecen también en el caso de la provincia de Málaga, y en posiciones ya más retrasadas, Marbella (1.233), Málaga (875), Vélez-Málaga (811) y Fuengirola (776).

Según Unespa, en el año 2021 se recuperó la dinámica tradicional con delitos repartidos regularmente a lo largo del año, salvo por un ligero repunte en el mes de noviembre. El año 2020, resultó atípico por las medidas declaradas para contener la pandemia de Covid-19. Aquel ejercicio los robos cayeron significativamente durante las semanas de confinamiento.

"La mayor cantidad de robos durante los últimos meses del año, así como en los meses veraniegos, es bastante más perceptible en los municipios más pequeños. Como contraste, en las ciudades grandes (de más de medio millón de habitantes), el robo en comercios aparece como una realidad continua y cotidiana, con alguna leve intensificación relativa en enero", señala.

Probabilidad de robo según el número de comercios

En términos absolutos, las provincias más pobladas son las que padecen una mayor cantidad de incidentes. Sin embargo, si el análisis se efectúa en términos relativos (es decir, si se compara la cantidad de robos cometidos con la cantidad de comercios asegurados) se descubre que las provincias más propensas a presenciar este tipo de delitos se encuentran en las dos Castillas y Andalucía.

El estudio de esta probabilidad desde el punto de vista territorial muestra que, en 2021, Guadalajara fue la provincia donde la probabilidad de sufrir un robo en un comercio fue más elevada (un 201,5% por encima de la media). Le siguieron Toledo (69,7%), Zamora (47,4%), Sevilla (46,3%), Huelva (32,9%) y Zaragoza (27,3%). La provincia de Málaga se encuentra en la zona media de este ranking provincial con un 5,4%. Las provincias con probabilidades más bajas fueron Huesca, Ceuta, Córdoba, Pontevedra y Albacete, con tasas negativas de hasta el 40% con respecto a la media.

A nivel de municipio, la comparación evidencia que las ciudades con mayor probabilidad de robo en negocios son Coslada (Madrid), Rubí (Barcelona) y Telde (Las Palmas). Unespa destaca el peso en este apartado de las localidades de la periferia madrileña, que lideran el ranking con probabilidades de robo entre un 90% y un 118% por encima de la media. Entre los cinco primeros puestos aparecen, además de Coslada, los nombres de Parla y Alcalá de Henares.

La primera localidad malagueña en aparecer en esta clasificación de probabilidad de robo en comercios es Vélez-Málaga, en el puesto 11, con un 67% por encima de la media española. También aparecen Mijas en la posición 27 (25,1%), Fuengirola en la 31 (20,5%), Málaga capital en la 49 (1,3%) y Marbella (en este caso con un tasa inferior a la española del -16,8%).

Gravedad de los hurtos

El estudio también revela que, más allá del reparto territorial concreto, las localidades más pequeñas (aquellas de menos de 10.000 habitantes pero, en especial, las que no alcanzan los 5.000 vecinos) son las que presentan mayores problemas con los robos en comercios. Sus tasas de probabilidad son significativamente más elevadas que las de municipios de mayor tamaño, y, por lo general, el botín tiende a ser mayor conforme es menor el tamaño de la localidad. Asimismo, es mayor el impacto que la visita de los ladrones tiene para los comerciantes. Es decir, lo indemnizado por el seguro representa una mayor proporción del capital máximo que estaba cubierto por la póliza.

Desde el punto de vista de las ciudades de más de 75.000 habitantes, la localidad que presenta robos de mayor gravedad (entendida como el valor de lo sustraído o coste medio de la indemnización pagada por la aseguradora) es Gandía (Valencia). Le siguen Mijas, en Málaga; San Fernando, en Cádiz; Orihuela, en Alicante y El Puerto de Santa María, en Cádiz.

En la situación contraria están Pozuelo de Alarcón (Madrid), Lugo, Málaga capital, Palma de Mallorca y la localidad asturiana de Avilés, con tasas negativas de entre un 95% y un 100% respecto a la media nacional.