Un año más, el primer viernes de diciembre se abre al público el monumental Belén Municipal que ocupa 140 metros cuadrados con más de 400 figuras en el Patio de Banderas del Ayuntamiento. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, junto a la concejala de Servicios Operativos y Fiestas, Teresa Porras, y otros ediles de la Corporación Municipal, han inaugurado este nacimiento que puede visitarse hasta el 6 de enero en horario de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00 horas. En el transcurso de la inauguración intervino la Pastoral de Isabel López Mayorga.

El acceso al Belén Municipal es por la entrada principal del Ayuntamiento y la salida por calle Roma. Así será todos los días excepto el 8, 9 y 10 de diciembre en que debido a un rodaje la entrada y salida serán por la entrada principal.

El portal de Belén. Álex Zea

El clásico y monumental Belén Municipal de Málaga, montado por el Área de Fiestas y Servicios Operativos como ya es tradición, está ubicado en el patio central del Ayuntamiento. Este año se recobra la instalación de una cámara oscura que abarca una superficie de unos 140 metros cuadrados que lo dota de efectos de iluminación: luces de amanecer, nocturnos, lunas, cielos estrellados y música. Estos efectos se pueden apreciar tanto en los pases de mañana como los de tarde-noche. También han aumentado los trabajos de fontanería recreando fuentes, cascadas, molinos y acueductos que hacen recordar la importancia vital de cuidar el agua en este tiempo especialmente seco. Como símbolo de ello, el Niño Jesús nace este año cobijado bajo el arco de un puente del acueducto principal.

Una escena del Belén Municipal. Álex Zea

En esta edición, se estrenan cuatro figuras de la colección Arte Cristiano de Olot, que el Ayuntamiento va acrecentando: un grupo de tres pastores para la Anunciación, una elegante hebrea y un niño con cerditos, estos últimos se ubican en un mercado central lleno de encanto y perspectiva.

En cuanto a la orografía del terreno, este Belén se desmonta y se construye anualmente desde cero, por lo que permite la posibilidad de diseñar siempre nuevas escenas y por ello donde en años anteriores había montañas en este podemos encontrar mares o desiertos con pirámides, siendo un motivo más de visita, pues todo aparece reinventado.

Novedades

Este año, la Anunciación a la Virgen María abre el Belén ante un desfiladero por el que se acercan los pastores caminando con sus rebaños desde pueblos lejanos en busca de manantiales y fuentes. Coronando este paso se encuentran los Reyes Magos que atraviesan en cabalgata puentes altos y estrechos para acercarse al palacio de Herodes, símbolo del poder del tiempo romano. Entre riquezas, circos con gladiadores, animales y fieras exóticas aparece la cruel escena de la matanza de los inocentes. Después, se puede ver la ciudad de Belén, donde se le niega posada a la Sagrada Familia. Aquí en una populosa plaza se encuentran escuelas, negocios, templos y se representan distintos oficios, en un gran mercado. Hasta que se llega a la escena de Egipto se recrea en un territorio siempre con vistas a un mar que asoma entre arcos y callejones.

Guiños a Málaga

Este encaje marinero es un guiño a la Málaga marinera en la que aparecen personajes como el espetero, el biznaguero, el cenachero o toreros. También están la Farola, y las playas con sus moragas. Entre estos guiños locales este año aparece uno a la Expo 2027. Así hasta llegar a los montes donde se ubican otros pastores y su Anunciación con un nuevo detalle local dedicado a la Fiesta de Verdiales. Finalmente la escena del Belén Municipal termina con una temerosa huida a Egipto, en la que no faltan lobos, cocodrilos y serpientes, así como enigmáticos templos, pirámides y poblados de África.

Cartel con la candidatura de Málaga a la Expo 2027 en la posada. Álex Zea

Al esfuerzo compositivo del Belén Municipal se suman los medios técnicos de estructuras, carpintería, pintura, fontanería y sobre todo la magia de la luz con efectos de cielos estrellados, noche y día, amanecer, etc. Un trabajo realizado en equipo por profesionales dirigidos por Fernando Wilson, artistas, creativo del Área de Servicios Operativos y Fiestas. Este belén monumental requiere más de un mes para su montaje.