Habla uno de los capitanes del Málaga CF. En la temporada de su regreso al club blanquiazul, Alberto Escassi se ha convertido en un hombre importante para el equipo tanto dentro como fuera del campo. El jugador paleño atendió a La Opinión horas antes de que los de Sergio Pellicer se midan al Rayo Vallecano y señaló la importancia y necesidad de que ya por fin los tres puntos se queden en La Rosaleda. Es uno de los capitanes de la disciplina albiazul y se muestra claro sobre la situación que vive actualmente el equipo, los objetivos a cumplir y también contesta a preguntas sobre su experiencia personal, desde cómo se fraguó su fichaje, su relación con Manolo Gaspar o en qué posición le gusta más jugar.

Buenas, Alberto. Lo primero de todo, ¿cómo va esa rodilla?

Bien. Sorprendentemente bien. He pasado dos semanas con bastante dolor, me hice una resonancia. Estoy bien, sin problemas. Tenía una pequeña fisura en la rótula. El doctor no lo veía claro. El dolor ha ido remitiendo, ha desaparecido totalmente.

Entonces, uno más para la batalla de este domingo contra el Rayo Vallecano.

Sin problemas, no tengo dolores. Los entrenamientos de la semana van bien, disponible para el míster para este fin de semana. Con muchísimas ganas de que llegue el partido.

Casi por primera vez en toda la Liga pueden estar disponible los 18 profesionales y la mayoría de canteranos. ¿Lo notan cuando eso pasa?

Al final, sabiendo los problemas que tenemos nosotros con las fichas profesionales... es de las pocas veces que estamos casi todos a disposición del míster, una noticia buenísima. Todos juntos somos más fuertes, el míster tiene donde elegir. Así hay más competencia. La competencia es muy buena, ahora es cosa del míster la alineación. Nosotros nos dejamos la vida entrenando.

Para este partido vuelve Luis Muñoz y quizás Ramón pueda estar disponible, pero se le vio muy bien en el centro del campo. ¿Ha hablado con el míster sobre la posibilidad de seguir jugando en esa posición?

Me dedico a entrenar lo mejor posible día a día. El míster es el capitán del barco y es el que decide las alineaciones y a quién pone. Esta posición es en la que más cómodo me siento. También de central, he jugado mucho ahí en Segunda División. En esa posición por delante de la defensa me gusta muchísimo jugar. Me encontré muy cómodo. Se lo digo a mis amigos y familia, si me pone de lateral izquierdo o de portero voy a jugar ahí. Me encantaría jugar ahí, si me toca jugar de central o en otra posición, lo voy a hacer igual.

Se ha hablado mucho del sistema de juego, con cuatro o cinco defensas. ¿Cómo se sienten más cómodos?

Es verdad que son dos sistemas diferentes. He escuchado críticas, a la gente no le gusta mucho. Por ejemplo, hay partidos muy buenos que hemos hecho con esa defensa. Sporting en casa, contra el Zaragoza en La Romareda... Son diferentes, creo que el equipo está cómodo de las dos maneras. Yo lo veo más como que es una defensa de tres centrales, en el centro del campo son cinco y arriba, dos. Pero bueno, es lo que te digo, ahí el míster es el que manda.

En Gijón se les vio muy bien con el sistema de defensa de cuatro. Se vio al equipo otro aire en ataque con Yanis, Joaquín, Chavarría...

El otro día creo que el equipo se sintió muy cómodo. Más allá del sistema tienen que ser las ganas que pusimos. Los duelos, las disputas... Si el equipo sale con esa lucha y confianza, a pesar de la derrota del otro día, creo que si jugamos así vamos a estar mucho más cerca de ganar que de perder muchos partidos. Creo que hay varias jugadas que nos pudimos adelantar, una de Jozabed, un paradón de Mariño a Yanis... Nos tenemos que ir con buenas sensaciones y esa debe ser el camino.

Alguna de esas jugadas para marcar pudo ser el posible penalti a Yanis. ¿Comentan en el vestuario que todavía no les hayan pitado ningún penalti a favor en toda la temporada?

Es llamativo... Más de 30 jornadas, casi una temporada entera. Te llama la atención. Más allá de la jugada del otro día, ha habido otras situaciones que han sido penaltis, la más clara la mano del Oviedo. Nos están perjudicando en ese sentido. Nosotros no podemos hacer nada, manda el árbitro y el VAR.

Donde creo que ya no pueden hacer nada es en las manos, ¿no? Parece que ni los propios jugadores lo tienen claro...

Efectivamente. Yo soy jugador y no sé qué criterio usan los árbitros a la hora de pitar una mano. He visto jugadas que no se han pitado penalti y otras iguales, que el jugador tenía la misma posición de la mano, que se han pitado. No sé en qué se basan. Cuando hay una mano no sé si la va a pitar o no.

El otro día el equipo dejó una buena imagen ante un rival de la parte alta, ahora toca otro, el Rayo Vallecano. Ya toca ganar en casa, ¿no?

Sí, sí, por supuesto. Somos conscientes, somos los primeros a los que nos afecta. Somos muy autocríticos. Las cosas hay que hablarlas claras. Tenemos que cortar esta mala racha. No ganamos desde el Sporting. En Segunda División, una categoría tan dura, los objetivos pasan por hacerse fuerte en casa. Queremos cortar la racha. Tengo confianza en el equipo, entrenamos como animales. Luego llegan los partidos de casa y no acompañan los resultados. Esperemos que se corte lo antes posible y esta semana nos llevemos los tres puntos, que son importantes.

El equipo juega, lo intenta, pero es verdad que las cosas no salen en casa. ¿Cree que influye la ausencia de la afición o ha habido también muy mala suerte?

No creo en la mala suerte. El público es un factor muy importante. Me hace gracia, tengo familia, muchos amigos malaguistas... Me dicen: «Tengo ganas de ir al campo a veros». Y les digo que nosotros tenemos más ganas de que vengan. Si la afición hubiera estado seguro que tendríamos más puntos, es muy importante para nosotros. Es algo que hemos notado. Pero bueno, es lo que nos ha tocado vivir, es la situación que tenemos. Lo primero es la seguridad. Les esperamos para cuando todo esto se tranquilice.

Hablando de la racha en casa, y ya en general, ha provocado que se acorte la diferencia con los puestos de abajo. ¿Sienten ahora algo más de presión?

Cuando no ganas y los de abajo lo hacen y se acorta la ventaja... no nervios, pero te pones más en alerta. Yo no veo al equipo nervioso. Esa es la tranquilidad que me da, somos animales entrenando, el equipo siempre va a tope. Teníamos 11 o 12 puntos de ventaja, ahora estamos a seis puntos, se ha acortado a la mitad, tenemos que estar alerta. Queremos cortar la mala racha y ganar en casa. Hay que lograr el objetivo lo antes posible para no estar sufriendo hasta el final.

Mejor que usted nadie lo sabe, tantos años de experiencia en Segunda y con lo vivido el año pasado en el Numancia. Esto es muy largo, ¿creen que aún se puede aspirar a algo más que la salvación?

Sí, es la magia de la categoría. Le ha pasado a varios equipos en diferentes años. Parece a veces que estás sentenciado, muerto... Me acuerdo del Córdoba, hace unos años, estaba a muchos puntos de salir y se salvó. Parece que jugamos con fuego, pero ganas tres partidos y te pones arriba. Sería un error tener ese pensamiento ahora mismo, que no nos desvíen del camino. El objetivo principal es la permanencia.

Escassi, recuperado totalmente de los problemas en la rodilla y preparado para mañana. | LA OPINIÓN

Hablando ya del tema más personal, ¿cómo vivió el verano? Ese tiempo de espera...

Lo viví con incertidumbre. Sobre todo por lo de los 24 equipos... No sabíamos muy bien qué hacer. La Federación lo apoyaba, los jugadores con contrato no podíamos firmar. Estuvimos varias semanas con esa incertidumbre. Tuvimos varias semanas de no saber lo que iba a pasar, fue un verano duro. Sabía que iba a estar aquí. Tuve una charla con Manolo y me mostró el interés. Ahí ya no quería saber nada de otro equipo. Quería estar aquí y cumplir mi sueño.

¿Cómo de importante fue que el director deportivo del club fuera Manolo Gaspar?

Muy importante. A Manolo lo conozco, he jugado con su hermano. En ese sentido todo ha sido muy sencillo. Nos reunimos un día y te lo cuento tal como fue. Me dijo que estaban interesados, que económicamente la situación es la que es, una situación complicada, y le dije: cuenta conmigo. Así fue. Le dije a mi agente que parara todo con otros equipos. Cuando ambas partes quieren llegar al mismo camino es todo más sencillo.

¿Tuvo propuestas económicas superiores?

Sí, de equipos que estaban el año pasado en Primera y descendieron a Segunda. Y bastantes de Segunda. Tuve ofertas económicas más altas. La felicidad no me la daba el dinero. Quería jugar aquí, en mi casa, debutar con el primer equipo, sentirme importante y hacer cosas bonitas. Espero que así sea.

Hemos conocido que Manolo renueva por dos temporadas más en la dirección deportiva. ¿Cómo ve la noticia?

Me parece un notición, es muy bueno. Este año tan complicado no se hubiera avanzado tanto sin gente como Manolo, José María, el mismo Pellicer. Son personas que están haciendo un gran trabajo. Una noticia muy buena, me alegro muchísimo por él. Ojalá siga muchos años más. Él es de la casa, está muy involucrado, siente una pasión por el Málaga muy grande.

¿Cuántos años se ve aquí? ¿Hasta la retirada?

Me encantaría, he firmado tres años. Me encantaría retirarme aquí, sería un sueño. El fútbol cambia muchísimo, de momento espero cumplir mi contrato, por mi parte va a ser que sí.

El año pasado le vimos meter muchos goles con el Numancia. Esta temporada solo lleva uno, estaría bien que llegara el segundo para ganarle al Rayo.

Me encantaría. El año pasado fue atípico, jugué casi todo de central y algunos partidos de mediocentro. Fueron cifras muy altas. Yo lo decía, que no se acostumbre la gente. Eso lo hace Ramos, que es un animal. Suelo meter dos o tres por temporada. Ojalá que contra el Rayo sea mi segundo gol.

Si marca va a ser por esta conversación, habría que celebrarlo de forma especial… ¿Algún gesto?

Vale (risas). No sé... ¿Qué podemos hacer? Venga, te lanzo un dardo a la cámara. Si marco, eso está hecho.