La victoria del domingo frente al Albacete en La Rosaleda (2-0) permitió al Málaga CF atar la permanencia a falta de ocho jornadas para terminar la fase regular. El triunfo hizo a los de Sergio Pellicer alcanzar los 48 puntos y aventajar en 13 al descenso, a falta de 24 por disputar, por lo que la salvación, aunque no matemática, ya se puede dar por finiquitada. Y una vez conseguido el objetivo principal del curso, la pregunta es obligada: ¿y ahora qué?

El conjunto blanquiazul se ha ganado el derecho a mirar la lucha por el descenso en las últimas semanas desde la lejanía y con la total tranquilidad de haber hecho los deberes mucho antes de tiempo. Era difícil pensar, viniendo de dónde se venía y con las limitaciones que tuvo la dirección deportiva para configurar la plantilla, que el equipo costasoleño tuviera prácticamente garantizada su presencia un año más en LaLiga Smartbank a falta de ocho jornadas. Con solo 18 fichas profesionales por la sanción de LaLiga y un club intervenido judicialmente desde hace ya más de un año, el grupo liderado por Sergio Pellicer ha cumplido ya su cometido primordial y ahora tiene la posibilidad en este tramo final de competición de agrandar aún más lo que ya han conseguido.

¿Puede el Málaga soñar con el play off? Sí. ¿Hay motivos para creer en ello? Por supuesto. ¿Es una ilusión sencilla? Ni muchísimo menos. El conjunto blanquiazul es ahora mismo noveno, con 48 puntos, a siete del sexto clasificado, el último de los que tiene derecho a jugar las eliminatorias por subir a LaLiga Santander. Ese puesto lo ocupa en estos momentos el Rayo Vallecano, que cuenta con 55 puntos y un partido menos jugado que los blanquiazules y otros aspirantes a alcanzar el play off de ascenso.

Los resultados de las últimas jornadas han dejado al Espanyol -líder con 70 puntos- y al Mallorca -2º, con 68- con el ascenso directo muy cerca. El resto, salvo sorpresa en estas últimas ocho jornadas, tendrá que conformarse con luchar por la tercera y última plaza por el ascenso en el play off. El Almería estuvo hace escasas semanas peleando mano a mano con catalanes y bermellones pero ahora ya se ha distanciado. Los rojiblancos son terceros con 60 puntos -a ocho ya de la segunda plaza-, mientras que el Leganés es cuarto con 57, el Sporting de Gijón es quinto con 56 y el Rayo, sexto con 55 y un partido menos.

Almería, Leganés, Sporting y Rayo Vallecano han conseguido un colchón de puntos que les convierte en los máximos favoritos a jugar las eliminatorias para subir a Primera, pero tendrán que defender su puesto en estas ocho jornadas antes sus perseguidores. A seis puntos de los madrileños aparecen con 49 puntos el Girona y la Ponferradina, séptimo y octavo, respectivamente. Y justo por detrás está el Málaga, con 48. Ya más lejos están Las Palmas (45), el Tenerife (44) -con un partido menos- y el Mirandés, también con 44 y dos partidos aplazados por jugar, ante el cuadro tinerfeño y ante el propio Rayo.

Está claro que echando un vistazo a la clasificación parece muy complicado que el Málaga pueda colarse entre los seis primeros, tiene que hacer un último tramo de Liga brillante, pero cuentan con la ventaja de llegar a este punto sin ningún tipo de presión y en una dinámica de resultados que invita al optimismo.

Calendario

El calendario que le queda por delante a los blanquiazules no es nada sencillo, en el camino tendrá tanto rivales que luchan por el ascenso directo como por evitar perder la categoría. Los de Pellicer visitan esta sábado a Las Palmas (jornada 35) y luego recibirán al Fuenlabrada (36). Después se medirán a los dos primeros de la tabla, al Espanyol a domicilio (37) y al Mallorca en casa (38). Posteriormente viajarán hasta Oviedo (39), jugarán contra el Girona en Martiricos (40), se enfrentarán al Leganés en Butarque (41) y terminarán LaLiga en La Rosaleda frente al Castellón (42).