En año y medio en las filas blanquiazules, Dani Barrio se está haciendo un experto en gestión de titularidad y suplencia. El curso pasado se iba alternando la titularidad con Juan Soriano y este curso, al quinto partido de liga José Alberto decidió que Dani Martín era su cancerbero titular en el Málaga CF. Ahora, con Natxo González a los mandos, Barrio está teniendo una nueva oportunidad de seguir compitiendo. En ella, el asturiano está centrado en ayudar al equipo a crecer después de una racha preocupante.

Después de varios meses ha vuelto a la titularidad, a la competición. ¿Qué tal lo lleva?

Bueno, esta semana lo llevo mejor que la anterior... (risas). Después de cuatro meses sin jugar en liga, ir a Miranda e ir perdiendo en la primera jugada, con el equipo que venía de perder 0-5, fue duro. Estamos mejorando como equipo , como bloque, tácticamente estamos bien posicionados y a nivel individual tuve un buen partido en Zaragoza. Así la perspectiva y la manera de ver las cosas cambia un poco. El partido de Miranda frustró, pero en La Romareda el equipo compitió, sacó un punto y cortó la malísima dinámica. Creo que se ha visto una mejoría, el principio de una línea ascendente que esperemos que siga así y sigamos creciendo.

Lleva poco tiempo, pero qué tal les va con el nuevo entrenador, Natxo González. ¿Qué le transmite al grupo y a usted a nivel individual?

Se ve que tiene experiencia, ha detectado rápido los problemas del equipo, aunque no es difícil el tema de que encajábamos muchísimos goles. Incidió mucho la semana pasada que en La Romareda se tenía que ver lo que trabajamos a nivel defensivo. Ves el vídeo del partido en Miranda y el de Zaragoza y no tiene nada que ver, creo que el míster ha sabido detectar el problema, nos da mucha confianza. Al final somos buenos jugadores que no estamos pasando un buen momento, pero ha empezado con buen pie, maneja bien la plantilla y espero que los resultados acompañen. Y bueno, para Miranda Dani (Martín) tenía un problema en la rodilla y en Zaragoza siguió dándome la oportunidad. Yo tengo que aprovecharla, llevo tantos meses fuera que al final tienes dudas de si todo va a estar bien. Pero hay que seguir trabajando y tener la ilusión de que estás compitiendo. Ya solo con eso el cambio es a mejor.

En referencia a todo ese tiempo que menciona, ¿cómo ha pasado los meses en el banquillo?

Hasta diciembre tenía la motivación de la Copa del Rey, que para la gente que no estábamos jugando era una oportunidad de tener partidos. La eliminación fue dura y justo en enero, cuando ya creía que no había opción ninguna de optar al puesto, en un mes cambia la situación. Esto es lo importante, para el fútbol y para la vida, no rendirse y seguir trabajando, estar disponible para ayudar cuando el equipo lo necesite o el míster lo crea. Es difícil aguantar todo el año, semana a semana y día a día se hace duro. Pero la profesión es así y tienes que estar preparado. Mis compañeros han sufrido más lo de estar en el banquillo. Por ejemplo, el día del Ibiza te sientes con una pena... Somos un equipo para lo bueno y lo malo.

No sé cuánto está pendiente de las redes sociales, pero en su ausencia la afición pedía a gritos al antiguo entrenador su regreso a la portería. ¿Ha notado ese apoyo?

Lo he notado, pero no soy muy de seguir las redes sociales... Y cada vez menos. Intento evadirme un poco, es un terreno bastante pantanoso y al final en el fútbol siempre pasa lo mismo. Si juegas y la cosa va bien la gente te quiere un poco más; si no va tan bien es al revés. Intento estar tranquilo, no estar subido y mantener un equilibrio. De una semana a otra cambia todo radicalmente, pero evidentemente agradezco el apoyo de la gente. Los partidos son exámenes de cada semana, lo que hay que hacer es demostrar las cosas cuando te toca.

El asturiano destaca que durante su suplencia no dejó de trabajar para estar preparado. | ÁLEX ZEA

En esos momentos quizá más difíciles, ¿ha encontrado apoyo en el vestuario?

Sí, la verdad que el vestuario es espectacular. Hay un ambiente increíble, entendemos la situación de cada uno en cada momento porque entendemos el fútbol, que a veces unos juegan y otros no. Se nota el cariño en el día a día, aunque al final he tenido que dar más ánimos yo que los que me han dado a mí. Soy de los veteranos, hay gente joven y hay que darles consejos, tranquilizarlos cuando las cosas no van tan bien.

¿Y la relación con Dani Martín? ¿Ha notado algún cambio en estas últimas semanas?

La relación es espectacular, me han preguntado en más ocasiones y es extraño porque creo que al final somos los que mejor nos llevamos. Compartimos ciudad, posición, pasamos mucho tiempo juntos, compartimos gustos fuera del fútbol... Los dos entendemos la situación. Él es más joven que yo e intento aconsejarle porque va a tener que vivir situaciones complicadas, ahí es donde tiene que crecer porque nada viene rodado. Hay que respetar e intentar ayudar, porque yo también sé qué se siente al estar al otro lado, cuando no juegas.

Cuando José Alberto cambió de planes en la portería, ¿le comentó sus intenciones o fue de repente?

No, no me explicó nada. Él tenía su decisión clara y es el que manda. Eran sus ideas y había que respetarlo, que en otras ocasiones me ha pasado a mí que el míster decidió que era yo quien tenía que jugar. Es lo que tiene el fútbol, que hay que acatar y seguir trabajando. A estas alturas de mi carrera no me hace falta pedir explicaciones ni que me las den.

Su último partido liguero en la primera vuelta fue con el Almería y este fin de semana vuelve a La Rosaleda con este mismo rival. No es un reto nada fácil...

A ver si el míster me pone (risas). Hay que estar tranquilos, pero tengo muchas ganas de volver a La Rosaleda. Hay que intentar hacerlo lo mejor posible, da igual si es el Almería u otro. Pensar en lo que rodea o en el rival... Es mejor estar a lo tuyo y confiando en que las cosas tienen que salir bien y que el equipo va a seguir mejorando.

El bajón del equipo ha sido evidente en estas últimas semanas, ¿han notado a la afición algo más lejana?

Es normal que haya desilusión, es muy entendible. Los resultados no han venido como esperábamos, pero las notas tienen que ser a finales de mayo. Tenemos un equipo muy joven, algunos han debutado sin público en los estadios, a final de la temporada habrá que sacar conclusiones. Sabemos que es complicado, pero necesitamos a la afición, en la primera vuelta se ganaba porque el público apretaba y llevábamos una marcha más. Necesitamos eso, aunque sé que es difícil. La gente quiere mucho al Málaga y es complicado tras los últimos resultados, pero les pedimos ese voto de confianza para el sábado volver a construir algo bonito.

Hablando de las notas a final de mayo, ¿qué objetivo quiere cumplir el Málaga CF?

En la dinámica en la que estamos, los 50 puntos son lo primero. No vamos a volvernos locos. Hemos recuperado ciertas sensaciones pero nos queda mucho por mejorar. Puede parecer poco ambicioso pero hay que ser realista. Si llegamos pronto, mejor, podemos mirar más cosas, pero es el objetivo que tenemos que tener y seguir mejorando en cada partido. Los resultados tienen que ir llegando.

Aunque en junio acaba su contrato, ¿Dani Barrio quiere ser portero del Málaga CF la próxima temporada?

Ahora mismo solo pienso en el partido del Almería. Pero no lo voy a negar, se lo digo a mucha gente, estoy encantado. Llevo año y medio, me siento muy cómodo en el club y en la ciudad, pero son cosas que no van a depender de mí. Puedo centrarme en rendir lo mejor posible cuando me den la oportunidad.

Mirando atrás, usted llegó en un verano muy complicado para la entidad. En este año y medio, ¿ha notado mejoría o mayor estabilidad?

Eso se ve en la situación del club, en los mercados. Cuando vinimos, no sabíamos si íbamos a poder jugar. Viajamos esperando en alta de LaLiga. Ya solo con eso, la cosa ha mejorado. Luego hubo un ERE... Lo de este año no ha tenido comparación, el pasado eran todo dudas y no se sabía si íbamos a poder tirar para delante. Estuvimos todos el año con 13, 14 fichas, haciendo malabares para formar un once. Este año hay una plantilla muy amplia, no hay comparación.

Nos han chivado que le gusta el baloncesto ¿NBA o FIBA? ¿Ha podido ver al Unicaja en directo?

Del Unicaja sé que están en una temporada un poco como nosotros. No he podido ir al Carpena, no ha coincidido en horario, pero me gustaría. Lo que más sigo es la Euroliga, que es entre semana y de la NBA lo que puedo. Cuando era más joven veía más partido, ahora intento ver los resúmenes y en verano las finales, ahí sí que puedo trasnochar y aprovecho. Lo disfruto mucho, es un espectáculo increíble.