El equipo de Gobierno aprobó ayer en Junta Local que 36 concesiones municipales que tuvieron que cesar su actividad en 2020 por la crisis sanitaria originada por el coronavirus y entre las que figuran establecimientos de playa o cafeterías de centros de mayores paguen al Ayuntamiento un 30 por ciento menos de canon.

La medida supondrá que las arcas municipales dejen de ingresar cerca de 250.000 euros, según indicó ayer el portavoz del Gobierno Local, Félix Romero.

«Es un esfuerzo presupuestario con el que, desde el Ayuntamiento, queremos contribuir a mejorar la situación de estos negocios en un momento especialmente complicado, a pesar de la reducción del volumen de ingresos municipales», señaló.

«Se trata de establecimientos que se vieron obligados a cerrar sus puertas por la pandemia del coronavirus y, por tanto, es justo y necesario que no se les cobre parte de esas tasas», añadió el edil.

El Ayuntamiento es propietario de diferentes inmuebles que se encuentran sometidos a concesión de terceros para su uso y explotación. Algunos de estos establecimientos, agregó Romero, vieron mermados sus recursos debido a las «circunstancias excepcionales» que ha provocado la pandemia del Covid-19.

«Son expedientes del ejercicio anterior que se han tramitado en la fase de liquidación del presupuesto y, a lo largo, de este mes, se gestionarán más solicitudes para la aplicación de esta reducción porque nuestro propósito es seguir ayudando a los sectores más desfavorecidos por la crisis», explicó.