El comedor social Casa de Asís, de Antequera, tras pasar por meses difíciles, podrá en este nuevo año aumentar y complementar aún más sus servicios a través de la ejecución de un proyecto que empezó a desarrollarse a principios de octubre y que cuenta con el respaldo económico de las instituciones.

Así, además de mantener el servicio de reparto de alimentos y comida cocinada, el comedor contará en su plantilla con una Trabajadora Social responsable de realizar un seguimiento diario y personalizado además de detectar otras posibles necesidades que puedan surgir en los usuarios del programa.

Del mismo modo, será posible la contratación de un responsable y de un ayudante de cocina. Otra de las novedades qu se incorporan serán los talleres de activación personal como son talleres de cocina, de economía doméstica y ofimática con el objetivo de formar, empoderar y mejorar las competencias personales a las personas que están atravesando dificultades debido a su situación socioeconómica. También se pretende impartir un módulo en Igualdad de Género tanto al voluntariado como al personal contratado.

El proyecto cuenta con un costo de 112.000 euros que serán sufragado en un 69% por la Consejería de Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, por el Ayuntamiento de Antequera en un 12% y por la propia Asociación Casa de Asís, gestora del comedor, que aportará el 19% restante.

Además, desde el mes de diciembre han sido trasladadas desde los Servicios Sociales cerca de 1.400 personas más para completar su dieta con productos frescos una vez al mes, siendo a su vez atendidas desde la Asociación Plataforma Antequera Solidaria con otro tipo de productos.

Para conservar los alimentos y almacenar el resto de productos de la mejor forma posible, la asociación ampliará sus instalaciones con un local anexo al comedor de unos 600 metros cuadrados para el que ya han cerrado el trato de arrendamiento con el propietario. Para ello será necesario sufragar una obra de adecuación todavía no presupuestada y la adquisición de nuevas cámaras frigoríficas, para lo que ya hacen un llamamiento a la colaboración. «El agradecimiento que nos dan los usuarios tras una mascarilla y que nos llega a través de sus miradas, nos llena de orgullo» confiesa el presidente, Ángel Guerrero, quien asegura que por todo ello merece la pena seguir luchando y buscando todos los recursos necesarios.

Actualmente la asociación atiende diariamente a cuatro familias a domicilio, 120 personas reciben la comida hecha, mientras que otras 130 personas recogen alimentos sin cocinar.