Y volvieron los tronos a Alhaurín de la Torre. Han tenido que pasar más de mil días para que las procesiones saliesen a la calle. Dos años sin tambores ni cornetas, y sin ese peculiar olor a incienso. 

Alhaurín se echó a la calle para ver los tronos de la primera Semana Santa, tras tres años de crisis sanitaria. Los devotos y fieles llenaron las calles y aceras, con una ilusión renovada y con sonrisas que ninguna mascarilla fue capaz de ocultar. 

La Semana Santa en Alhaurín comenzó el Sábado de Pasión, con su tradicional procesión de Luz y Ánimas. El Cristo de la Salud y  la Virgen de Luz y Ánimas salieron a las calles para encontrarse con los devotos: "Lo hemos vivido con muchas ganas e ilusión. Después de este parón las calles estaban llenas, se notó las ganas que había", afirma Emilio Jáuregui, presidente de la Asociación Virgen de Luz y Ánimas. 

El Domingo de Ramos inauguró de manera oficial la Semana Santa, con la Pollinica. La salida procesional de la cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Paz y el Amor, en su entrada en Jerusalén, y María Santísima de la Esperanza.

"Es la primera vez que salíamos de la Casa Hermandad, ha sido fabuloso y fue un día espléndido. Vino el cura a bendecir y fue muy emotivo. Siempre ha sido una presentación de los niños al Cristo y el párroco vino a bendecir. También fue la imposición de la medalla al cuerpo de la Guardia Civil que escolta a la Virgen", cuenta José Moreno Vela, hermano mayor Pollinica.

28

La Semana Santa de Alhaurín de la Torre, en imágenes La Opinión

El Martes Santo el tiempo se truncó y casi cancela la procesión de la Asociación de Fieles Jesús Caído y María Santísima de la Amargura, con el Paso en Vivo. Su salida tuvo que retrasarse dos horas ante la amenaza de lluvias.

"Nos permitieron retrasar hasta las 19:30. No esperamos que fuese así, pero estamos contentos porque dentro de lo que cabe nos quitamos el gusanillo y pudimos sacar a nuestra señora. En las calles no hubo tantas personas, porque se modificó el itinerario",  asegura Nacho Partal, presidente Asociación Jesús Caído y Amargura.

Un tiempo que afectó también a la representación teatral de los doce apóstoles: "Los romanos al acabar la representación volvieron y no acabaron el recorrido con nosotros", dice.

Representación teatral de los doce apóstoles

Jueves y Viernes Santo

La recta final de la Semana Santa aguardaba los momentos más esperados por los alhaurinos: La salida de Los Moraos y de Los Verdes. 

El Jueves Santo fue el turno de Los Moraos. El tiempo esta vez sí  acompañó a Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de los Dolores.

"Ha salido todo muy bien. Había muchos nervios después de dos años, el volver a arrancar a la gente ha costado un poco de trabajo, pero al final lo conseguimos. La gente al principio como que no tenían confianza en que saliera por la incertidumbre del Covid, pero al final todo ha salido genial", asegura José Antonio Bernal, hermano mayor Hermandad de Los Moraos. 

Un año en el que Los Moraos celebran su LXXV aniversario de la refundación de la entidad como cofradía en Alhaurín de la Torre.

Hermandad de Los Moraos

El Viernes Santo la Legión hizo presencia en Alhaurín, lo que daba el pistoletazo de salida a Los Verdes. La Real, Antigua y Venerable Cofradía del Santísimo Cristo de la Vera+Cruz y Nuestra Señora de la Soledad, celebró el Vía-Crucis a las 10:00. 

Crucificado en homrbos de los Legionarios PRENSA ALHAURIN

La guardia de honor al crucificado por parte de los Caballeros Legionarios (hermanos mayores honorarios de la cofradía) tuvo lugar a las 12:00 en la Casa Hermandad. También se llevó a cabo un homenaje a los caídos por parte de la Legión. 

"Ha sido muy emotiva para ser nuestra primera experiencia como junta directiva. Tenemos una valoración positiva en cuanto a participación. Además, ha habido mucha gente tanto en salida como en el encierro. Estamos muy contentos", subraya María Gema Martínez, fiscal de Los Verdes. 

El broche de oro a esta semana lo puso el Cristo Resucitado, que anunciaba que Cristo volvía entre los vivos.

Una Semana Santa esperada, ansiada y disfrutada por el municipio, que ya cuenta los días para la próxima.