Seis miembros de un retén del Infoca se enfrentan a una petición fiscal de 11 meses de prisión cada uno de ellos por un delito de incendio forestal por imprudencia grave en febrero de 2012, un fuego que arrasó 788 hectáreas en Pujerra, Benahavís, Jubrique, Genalguacil y Estepona. El fiscal mantiene que los procesados participaron en unos trabajos de silvicultura preventiva contra incendios forestales y realizaron una faja auxiliar cortafuego que comportaba la eliminación de residuos vegetales mediante el uso del fuego en una zona ubicada en el término de Pujerra. Para ello, el 3 de febrero de 2012, realizaron presuntamente tres hogueras (dos en la cuneta y una en el arcén contrario) de una pista forestal asfaltada. Durante el juicio, el fiscal ha mantenido que las dos hogueras no contaban con el perímetro de seguridad necesario de 50 centímetros, «no se apagaron con agua y fueron abandonadas antes de su completa extinción».