Hay quien dice que el tren de las oportunidades no pasa dos veces, no es el caso de Fotis Katsikaris con el Unicaja. Y es que el verano de 2018, el club y Joan Plaza decidieron separar sus caminos. En aquel momento hubo varias conversaciones abiertas, pero con dos nombres de manera especial encima de la mesa: Fotis Katsikaris y Luis Casimiro. Definitivamente, el entrenador manchego fue el elegido. Con Katsikaris las negociaciones no llegaron a buen puerto en aquel momento. Ahora sí.

El Unicaja se encontraba aquel verano en una situación delicada. Se marchaba el entrenador que había traído a Málaga la Eurocup de 2017 y el técnico que más partidos había disputado en el banquillo del conjunto de la Costa del Sol: 325 en cinco temporadas. Fotis Katsikaris y Luis Casimiro estaban en el radar del club de Los Guindos. El griego entrenó esa misma temporada 17/18 al Iberostar Tenerife, después de sustituir a finales de noviembre a Nenad Markovic. Consiguió meter a los de La Laguna en la Copa del Rey y en los play off. El Unicaja decidió apostar por él en un principio.

Fotis Katsikaris La Opinión

Aquel primer intento por traer a Katsikaris no cuajó por diversas circunstancias. Carlos Jiménez, director deportivo del Unicaja en aquel momento, habló con el técnico heleno y con su agente. Hubo un primer problema económico. El equipo iba a disponer durante la temporada 18/19 de un presupuesto menor y reducir el salario del nuevo técnico era una necesidad. La primera respuesta que se tuvo de Katsikaris en aquel verano fue un "no".

Pocos días después se volvió ya imposible su fichaje. El griego se marchó a la NBA para ser entrenador asistente en Utah Jazz. Un sueño que cumplió Katsikaris la temporada 2018/2019 dirigiendo entre otros a Ricky Rubio y dejando, por cierto, muy buen recuerdo en la franquicia de Salt Lake City.

Luis Casimiro, segunda opción en la lista del Unicaja ese verano de 2018, fue finalmente el elegido. Cosas de la vida, el manchego deja ahora su puesto, dos años y medio después, para que el nuevo entrenador del Unicaja sí sea esta vez un Fotis Katsikaris acostumbrado en su trayectoria deportiva a ejercer de "apagafuegos" en más de una ocasión.

El griego tiene un largo camino que recorrer en el Unicaja para solucionar los muchos problemas que han provocado el cambio de inquilino en el banquillo. La plantilla está descompensada y sobre todo muy tocada en lo anímico. El sábado, el entrenador griego debutará como entrenador del Unicaja en el derbi andaluz frente al Coosur Real Betis de, curiosamente y para cerrar el círculo, Joan Plaza. La próxima semana, el Nanterre francés, será la última bala europea para los verdes en la tercera jornada de la Eurocup.