Y el pívot elegido por Juanma Rodríguez para completar el Unicaja 21/22 es... Micheal Eric. Era la única plaza que quedaba libre para completar el nuevo proyecto que a partir de esta semana dirigirá Fotis Katsikaris y, salvo que surja algún problema médico, será el nigeriano el que complete la posición de «5» en el equipo verde.

La entidad cajista anunció ayer un principio de acuerdo con el jugador para la próxima temporada, con opción de renovar una campaña más con el club verde. Eric, de 33 años y 2.10 metros, es la segunda vez que entra en los planes del club de Los Guindos, después de que el verano de 2018 ya hubiera conversaciones con el nigeriano para fichar por el Unicaja.

En aquella ocasión, Eric fue una apuesta que no llegó a concretarse. El club, con Luis Casimiro recién llegado, buscaba un compañero para Gio Shermadini en el juego interior. Lo intentó primero con Mike Tobey, ahora muy de «moda» tras su participación en los JJOO de Tokio militando en la selección de Eslovenia y formando una pareja letal junto a Luka Doncic. Tras el «no» de Tobey, hubo conversaciones avanzadas con Eric, pero el nigeriano prefirió en aquel momento seguir en el Darussafaka turco y jugar la Euroliga. Esta vez, el africano ha dado el «sí» al Unicaja.

Nacido en Lagos (Nigeria), en 2004 viajó hasta Delaware (Estados Unidos) para visitar a unos familiares y se quedó allí. Poco después comenzó a estudiar en el Caesar Rodney High School. No pudo llegar a la NCAA por criterios de admisión, pero siguió trabajando y entrenando hasta llegar al baloncesto europeo.

Panelefsiniakos, Brindisi, AEK de Atenas... Pero fueron sus buenas estadísticas en el Turk Telekom las que le catapultaron hasta el CSKA de Moscú, allí llegó a disputar una Final Four de Euroliga además de ganar la VTB League y una Eurocup en la temporada 17/18 con el citado Darussafaka. Ha pasado también por Grecia, Italia y España, en la temporada 16/17 jugó en el Bilbao Basket y en la 19/20 estuvo en el Baskonia. Con el conjunto vitoriano amplió su palmarés al hacerse con el título ACB en la Fase Excepcional que tuvo lugar en Valencia.

Este último curso en el CSKA tuvo unas medias en 13 encuentros de 5.4 puntos, 3.3 rebotes y 6.4 de valoración en la competición continental y 6.2 puntos, 3.5 rebotes y 8.3 de valoración, también en 13 partidos disputados en la liga VTB.

Micheal Eric, además de tener un físico privilegiado, disfruta jugando encima del aro y consigue intimidar a sus rivales. Tiene potencia y músculo, dos cualidades que el club estaba buscando en este mercado estival, tras pasar apuros el pasado curso por carecer de físico bajo los aros.

Pendientes del reconocimiento

El club aseguró ayer en la nota de prensa que tenía un «principio de acuerdo» con Micheal Eric. Se supone que es a expensas del reconocimiento médico que deberá superar a su llegada a Málaga. Cabe recordar que hace poco más de un mes, Eric se vio obligado a renunciar a participar en los JJOO de Tokio con la selección de Nigeria a consecuencia del Covid-19. No es el que jugador se contagiase en los días previos al torneo, dio positivo varias semanas antes y pese a numerosos test con resultado negativo, no se encontraba al 100% físicamente. «Pasé la enfermedad con síntomas muy agresivos, hice todo lo posible para recuperarme pero no hubiera llegado a tiempo para cumplir con las demandas de representar al país al nivel que este merece», comentó el propio jugador el pasado 1 de julio a través de sus redes sociales.

Solo queda que acaben con éxito estos últimos trámites para ver al nigeriano con la camiseta verde cajista a las órdenes de Fotis Katsikaris.