No hay apenas tiempo para pensar en lo que fue el encuentro del jueves, ni quisiera para el descanso físico. 48 horas después de haber caído en La Laguna ante el Lenovo Tenerife en los instantes finales (87-82), el Unicaja vuelve al Martín Carpena para jugar su tercer partido en siete días (el segundo en 48 horas) contra el otro equipo «pajarito», el Herbalife Gran Canaria de Porfi Fisac.

Los 31 puntos de Bruno Fitipaldo, los 26 tiros libres anotados de los jugadores de Txus Vidorreta o las 17 pérdidas del Unicaja fueron algunos de las aspectos que no dejaron que la buena imagen ofrecida por los malagueños ante un gran equipo se viera recompensada con una victoria en el marcador. Pero de nada vale pensar en lo anterior porque el equipo cajista afronta esta noche un partido que por el juego interior y por el poco descanso puede ser muy duro. Además, es importante recordar que el Gran Canaria fue un rival directo el año pasado (se clasificaron para el play off en la última jornada) y el resultado será muy importante para llegar con ventaja al tramo de la temporada donde se definan los ocho equipos que jugarán la Copa del Rey y más adelante la lucha por la Liga.

Lo que le aguante el físico al Unicaja será clave para establecer las aspiraciones con las que el equipo va a llegar al final y es que los canarios acuden al partido con un día más de descanso. Axel Bouteille es el jugador cajista que más minutos pasa en la cancha y que menos rotación tiene (31:19 minutos de media en estos dos encuentros de Liga Endesa) y Jaime Fernández y Norris Cole superan los 25 por la baja de Brizuela y el proceso de adaptación de Alberto Díaz.

Otro de los factores más importantes, quizás uno de los partidos donde más lo va a ser, es el juego interior, que continúa siendo una de las debilidades del equipo. La zona canaria cuenta con auténticas fieras, como el exazulgrana Artem Pustovyi, que presionarán mucho a los cajistas. Otro aspecto en el que debe mejorar el Unicaja, y con urgencia, si no quiere sufrir con exceso en este partido, es la carga de faltas de los tres grandes. Micheal Eric, Yannick Nzosa y Rubén Guerrero llegaron al principio del último cuarto ante el Tenerife con 3, 2 y 4 faltas, y será un grave problema si ocurre porque los rivales son jugadores con muchos centímetros y no se puede recurrir en esta ocasión al «small ball».

Con quienes no podrá contar Fotis Katsikaris para disputar minutos será con Carlos Suárez, quien espera estar con el equipo en las dos próximas semanas, y Darío Brizuela es duda puesto que si unas molestias le dejaron fuera para el jueves, es muy probable que también lo hagan para hoy.

A pesar de llegar con 24 horas más de descanso al encuentro, el Herbalife Gran Canaria aterriza en Málaga con un balance de 1-1 en Liga Endesa, el mismo que el Unicaja, después de un partido en el que demostró pocas luces y donde se vio arrasado por un Barça muy inspirado en el tiro. Los malagueños tendrán que tener especial cuidado no solo con el juego interior, sino también con el escolta estadounidense Dylan Ennis que promedia 17 puntos esta temporada y ya hizo 15,7 el año pasado en su periplo en Zaragoza.

Será un partido sin tiempo para el descanso muscular, con poco tiempo para analizar errores y en el que el Unicaja necesitará el apoyo de su «marea verde» para conseguir la segunda victoria en Liga Endesa y ganar el «average» frente a los rivales directos para la Copa y los play offs. Cada resultado cuenta desde ya.