Carlos Suárez está de vuelta. La semana pasada disputó sus primeros minutos ante el Nizhny ruso en la BCL y el pasado fin de semana volvió a jugar en el Carpena, ocho meses después. Tras muchos problemas de lesiones la pasada temporada, el ala-pívot cajista habló en Cope Málaga y aseguró que solo piensa en ponerse en forma cuanto antes para ayudar al equipo en la búsqueda de sus objetivos.

"Estoy muy contento por volver a jugar. Desde la Copa del Rey es mucho tiempo fuera. Estaba como desconectado, sí estaba con el equipo, pero no es lo mismo estar recuperándote o entrenándote por tu cuenta que volver a entrenar con el grupo y jugar con los compañeros", aseguró. "En Rusia me sentí extraño después de 8 meses. Llevo 18 años de carrera, pero después de tanta inactividad... Ahora no estoy en forma y es normal. Estoy haciendo trabajo de pretemporada, tengo bastante tiempo de retraso respecto a los compañeros, pero espero ponerme pronto en forma", afirmó.

Suárez explicó el porqué de tanto tiempo de inactividad. "Al principio creíamos que era un a lesión más pequeña. Después se vio que era de larga duración y que necesitaría más tiempo. En este último tiempo no queríamos ir con prisa, me lesioné en una zona complicada, con riesgo de recaída y por eso se ha tardado más en volver a estar con el alta médica. El gemelo no suele avisar, es traicionero. Se pasa mal porque veía que no me recuperaba. La verdad es que la pasada fue la peor temporada de mi carrera, con lesiones en los dos gemelos, tuve también el coronavirus y si hubiera habido otro virus seguro que también lo habría tenido. Fue duro, pero borrón y cuenta nueva a partir de ahora. Así es la vida del deportista. La lesión está olvidada. Estoy contento y con ganas de ayudar a los compañeros. Mi objetivo es ser otra vez el jugador de antes de la lesión. No pienso en mi futuro. Lo importante es dar el cien por cien, recuperarme y disfrutar del baloncesto".

Suárez reconoció que tuvo momentos de mucho bajón e incluso pensó en tirar la toalla, pero asegura que tuvo ayuda exterior para seguir hacia adelante. "Siempre te planteas cosas, pero yo quería volvea a la cancha y demostrar que puedo seguir jugando y aportando al Unicaja. Cuando te da el bajón piensas de todo, pero el apoyo de la familia y del club fue fundamental. Es una lesión complicada, pero no deja de ser "solo" algo muscular, no es una cosa de rodilla o algo más grave. Y eso era algo positivo para recuperarme más tarde o más temprano. En esas circunstancias, se pasa peor fuera de la cancha por no poder ayudar al equipo. Se siente impotencia. Intenté forzar en algunas situaciones para jugar, pero cuando no se puede, no se puede".

El capitán cajista valora el buen arranque del equipo en la temporada. "Creo que deberíamos tener una victoria más, la del día del Gran Canaria, pero estamos bien y esperemos poder seguir esa racha en Manresa, que es un rival durísimo, en una pista en la que ya ha perdido el Baskonia esta temporada. El equipo ahora no se cae, si estábamos 8 abajo el año pasado el equipo no remontaba, esta vez estamos más duros mentalmente. Ganar en Murcia o al Breogán, que está haciendo el mejor baloncesto de toda la Liga, no es nada fácil. Ahora tenemos un reto muy grande en Manresa y habrá que hacer un gran baloncesto para poder traernos la victoria".

Suárez cree que estamos ante una Liga Endesa que será muy igualada. "El comienzo nos hace pensar que la Liga va a ser muy igualada. Hay dos equipos por encima del resto, que son además los dos mejores de Europa y creo que van a estar ambos en la Final Four de la Euroliga, pero luego cualquiera te puede ganar en cualquier partido", sentenció.