Mario Saint-Supery, jugador todavía en edad cadete y que habitualmente juega en el Unicaja Andalucía de la Liga EBA que entrena Antonio Herrera, se convirtió este miércoles en el debutante más joven en la historia del primer equipo del Unicaja.

Nacido el 14 de abril de 2006, Saint-Supery se estrenó con el Unicaja en el partido del Round 16 de la Basketball Champions League en la pista del Filou Oostende con 15 años, 11 meses y 2 días. De esta manera, Mario supera en esta clasificación a Pablo Sánchez, al que Luis Casimiro le dio la alternativa la temporada 2018/19, en el partido ante el Tecnyconta Zaragoza, en la jornada 6 de aquella Liga Endesa, cuando el jienense tenía 16 años y 9 días, con lo que superaba a su vez el récord de precocidad del ahora estrella de la NBA Domas Sabonis, que se había estrenado de verde con 17 años, 5 meses y 10 días.

El base costasoleño de 1.90 metros, internacional con España en categorías inferiores, viajó a Bélgica con la primera plantilla verde tras la lesión de tobillo que sufrió Matt Mooney en el último entrenamiento previo al viaje a Ostende. Ante tantas bajas en el perímetro (sin Mooney, Jaime y Bouteille), Ibon Navarro quiso que el canterano fuera uno más en la expedición para poder dar alguna rotación en la línea exterior. El técnico vasco lo puso en pista a 49 segundos del final del primer cuarto.

Hasta hoy el último canterano en debutar había sido el también base Rafa Santos, que se recupera ahora de una lesión en su rodilla, y que lo hizo ante el Germani Brescia italiano, en la cuarta jornada de la liguilla de la primera fase de la pasada Eurocup, con 16 años, 10 meses y 10 días.