El alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, manifestó ayer su malestar ante la decisión de la Junta de Andalucía de «suspender, sin aportar razón de peso», su participación en la mesa de trabajo convocada ayer para buscar una solución conjunta al problema del parque de atracciones Tivoli, que se encuentra cerrado, en concurso de acreedores y acumula una deuda de más de 11 millones de euros.

Navas explicó que en Fitur pidió al presidente de la Junta, Juanma Moreno, buscar una solución conjunta para abrir el parque de atracciones y garantizar los empleos. «El presidente nos confirmó su voluntad de establecer una mesa de trabajo conjunta», dijo Navas, quien añadió que el presidente de la Diputación, Francisco Salado, también se comprometió a sumar esfuerzos por la continuidad de Tivoli.

Navas añadió que la reunión a tres bandas (Junta, Diputación y Ayuntamiento) se iba a celebrar en Benalmádena pero les pidieron que se trasladase a Sevilla. «Luego sustituyeron la presencia del presidente, Juanma Moreno, por la del vicepresidente y consejero de Turismo, Juan Marín; más tarde, el consejero tampoco podía y tenía que ser el viceconsejero. El presidente de la Diputación dice que tampoco puede ir a Sevilla y proponen una reunión telemática y, a escasos minutos del inicio, desde la Junta nos anuncian que no habría ninguna reunión», explicó ayer Víctor Navas.

«Este cúmulo de desplantes por parte de la Junta nos parece una falta de respeto y un desinterés total por solucionar el problema de Tivoli», dijo Víctor Navas.

«No estamos buscando confrontación con otras administraciones, sino su amparo para lanzar un mensaje de unidad respecto a la continuidad de Tivoli, pero hasta el momento la Junta ha demostrado el mayor desinterés posible por la situación del parque de atracciones y sus trabajadores», denunció.

«La responsabilidad sobre la continuidad de Tivoli no puede caer entera sobre los hombros del Ayuntamiento: tenemos competencia en urbanismo, y vamos a actuar dotando de la mayor protección a los terrenos del parque en nuestro PGOU y, si se reúnen las condiciones previstas incluso expropiándolo; pero la Junta sí tiene competencias en turismo y mayores recursos para buscar soluciones, algo que no ha hecho hasta ahora», dijo el alcalde.