El 30 de abril de 2012 David Cánovas (Alhama de Murcia, 1997) abrió su canal de YouTube, tal y como le va a recordar siempre el tatuaje que luce en el antebrazo izquierdo desde que llegó a los diez millones de suscripciones. Desde sus inicios como creador de contenido ha utilizado el nickname de TheGrefg y ahora, tras pulverizar cualquier marca anterior en Twitch, Grefg se ha coronado al reunir a 2.468.688 espectadores en la presentación de su skin (personaje) de Fortnite. «No lloré en directo, pero una vez cerré la cámara me saltó alguna lagrimilla. Será dentro de unos años cuando realmente sea consciente. La sensación es de no creérselo», confiesa Grefg sobre sus emociones al hacer historia en un mundo del entretenimiento que no para de crecer. Con TheGrefg siendo el hombre récord, la comunidad de Twitch cuenta con otras estrellas como Ibai Llanos y Auronplay que están liderando la revolución del streaming.

Conseguir el récord de espectadores fue consecuencia de la elevada expectación que había generado durante el último año la llegada de la skin de TheGrefg. «Lo primero que hice al terminar el directo fue tuitear la cantidad máxima de espectadores, y enseguida me puse a ver las opiniones de la gente sobre la skin. Al haber tanta gente viendo algo, obviamente iba a provocar opiniones buenas y malas, pero la verdad es que el balance fue muy positivo». Grefg –su madre es de las pocas personas que le llaman David– ha experimentado durante estos años que no todo son fans. «Cuanta más gente hay, tiene que haber más gente a la que no le gusta», explica el joven murciano. «Pero cuando hay tantísima gente, aquellos pocos que tiran hate tienen a los otros en contra, y acaba haciendo que los que quieren decir algo malo se cohiban un poco porque la gente se los come».

Para muchos, ha sido la skin más esperada, con una comunidad loca por hacerse con la apariencia de TheGrefg en el juego. Pese a la expectación, Grefg intenta evadirse de esa presión y relata que ante una cita importante, en la que hay expectativas muy elevadas, él prefiere rebajarlas. «Me gusta estar tranquilo. Obviamente siempre esperas algo, pero mi expectativa era llegar a 300.000 espectadores. Mis mejores deseos eran llegar al medio millón»

Registros destrozados

Cuando su entorno le pregunta por las cifras, Grefg intenta evitar el tema. En ningún momento se podía imaginar que iba a destrozar de tal manera cualquier registro anterior, pero una vez empezó el directo, se dio cuenta de la realidad. «Cuando quedaban aún dos horas para enseñar la skin, el chat iba loco con la cantidad de viewers. Quinientos mil. Seiscientos mil. Setecientos mil. Ahí ya me olía que podía ser una locura. Pero antes, ni de coña me lo esperaba».

Con las enormes cantidades de audiencia y el vasto número de seguidores que tiene, Grefg debe pensar en todos los públicos que escuchan cada una de sus palabras. «Tengo una obligación pedagógica. Siento que debo transmitir buenos valores y cosas positivas. Cuando a veces me sale una partida mal y me enfado, me pongo a gritar y se me puede escapar algún taco. Pero intento transmitir las virtudes y formas que yo creo que pueden servir a los chavales para su vida y pueden ayudar a formarlos bien como personas».

Grefg también ha estado en el otro lado de la pantalla, y comprende perfectamente a su audiencia, especialmente a los más jóvenes. «Parece mentira, pero la gente nos toma muy en serio y al pasar tantas horas con nosotros nos tienen como referentes. Nos pueden tomar más en serio que a un profesor o a sus propios padres, por muy fuerte que suene. Por eso siento la obligación de transmitir cosas positivas a los chavales. Sé que muchas veces me van a hacer caso y pueden aprender de mí, de cosas que me hayan pasado y los valores que les pueda transmitir».

Y es que antes de triunfar como TheGrefg, David creció y se inspiró en sus ídolos, como hacen hoy miles de chicos con él. «Yo cuando llegaba del instituto en 2012 encendía mi portátil, me ponía a ver gameplays de Willy del Modern Warfare 3 y mi madre estaba llamándome para ir a comer». Con Willyrex empezó todo, y Grefg explica que él cariñosamente le llama «El papá de YouTube». «Fue el primero de la comunidad española que subió sus partidas a YouTube, haciendo gameplays y por el que muchos nos inspiramos.» El día siguiente al histórico récord de Grefg, nació la hija de Willyrex, un hecho que simbólicamente pareció un traspaso de ciclo.