Se acabó la espera. Tras más de 13 años de silencio discográfico, Nuria Fergó ha regresado al escenario musical con un nuevo álbum. Lo hace con un nuevo estilo y con muchas ganas de organizar giras y subirse a un escenario.

Y es que "Con Permiso" no es un disco más. La cantante malagueña se abre en cuerpo y alma y decide apostar por lo que a ella le gusta, las rancheras, sin importarle lo que puede pensar la industria. El disco puede definirse como un viaje a México a través de 10 canciones, donde cada una de ellas tiene un significado único.

Además, el interpretar este género le significa cumplir una promesa a su madre a quien en algún momento prometió grabar alguna canción de este género. "El disco es una promesa a mi madre. Antes de ser conocida le dije que grabaría unas rancheras", ha comentado en una entrevista para la revista “Bekia”.

"Este proyecto se ha cocinado a fuego lento para poder mostrar y compartir mi sueño, mi alma y mi pasión. Es un disco joya donde cada una de las canciones muestran un momento determinado de mi vida, temas que han sido importantes para mí, que han marcado etapas, momentos y caminos', ha confesado la artista.

En el adelanto del disco, destacan temas como “Hijo de la luna”, single con el que ha sorprendido a todos sus seguidores al presentar la emblemática canción de Mecano en forma de ranchera, o “Te amaré” junto a Manu Tenorio, que ya han tenido gran aceptación.

Ahora, para celebrar el estreno al completo de "Con Permiso", Nuria Fergó acompaña el lanzamiento con un single extra, 'La Bikina', una de las canciones más hermosas y queridas por el público mexicano.

La intérprete que saltó a la fama en la primera edición del concurso "Operación Triunfo 2001", ha ofrecido más de 500 conciertos en solitario por todo el territorio español a lo largo de su carrera, siendo una de las artistas salidas del concurso más consolidadas en el panorama musical.