El concierto del cantante y compositor Liam Gallagher, cabeza de cartel en la jornada de clausura de la primera edición del festival internacional de música Cala Mijas este sábado, no defraudo a sus seguidores y logró que el público echara el resto después de varias horas de música -para algunos, días- cuando interpretó 'Wonderwall'.

La presencia en Mijas del que fuera vocalista de la banda británica Oasis y reconocido seguidor del Manchester City, congregó en el recinto del festival a miles de aficionados al rock, pero también puso en alerta a los cuerpos y fuerzas de seguridad españoles ante la posibilidad de que se produjese algún altercado que, finalmente, no se produjo.

Gallagher compartió cartel este último día con la argentina Nathy Peluso y los catalanes Love of Lesbian y en los días anteriores con los también británicos The Chemical Brothers y la irlandesa Róisín Murphy, el dúo noruego Röyksopp y los colombianos Bomba Estéreo.

La jornada inaugural de este primer encuentro, cuyos organizadores han confirmado que repetirán el año que viene (31 de agosto, 1 y 2 de septiembre), estuvo liderada por Arctic Monkeys, “los reyes indiscutibles del rock británico”, con fecha exclusiva en España.

El jueves Nick Cave and the Bad Seeds dejaban sin aliento a los asistentes con un espectáculo lleno de luces y sombras, pero, sobre todo, lleno de una emoción sobrecogedora que ha convertido al público en uno con el icónico artista australiano.

La música española estuvo representada por los malagueños Trinidad, María Arnal i Marcel Bagés y una joven Solea Morente, cuya música combina la herencia de la cultura flamenca de la familia Morente con el pop rock.

107.000 personas procedentes de más de 50 países han asistido a un festival por el que han pasado 90 artistas durante tres días, han señalado desde la organización, el camping ha rozado casi el lleno y a los conciertos de La Playa, la programación diurna en la Cala de Mijas, han acudido cerca de 2.500 personas.

Te puede interesar:

Esta primera edición ha superado las expectativas, han destacado desde la organización, y les ha dejado con “la sensación de haber hecho bien las cosas porque la combinación de música de calidad, sol y playa ha funcionado”.

Esto se ha notado en el ambiente que se ha respirado en las tres jornadas, no sólo en el recinto, sino también en las calles y en la playa de la Cala de Mijas que se ha transformado y llenado de color y ”buenas vibras” con la llegada de las más de 100.000 personas que han asistido al festival, han comentado. Esther Gómez