La vuelta de público a las gradas del Fernando Argüelles fue un gran aliciente para el conjunto antequerano que se enfrentó a un gran Amenabar Zarautz en la décimo octava y última jornada de esta primera fase de División de Honor Plata Masculina.

El cuerpo técnico antequerano utilizó las rotaciones y aprovechó la ocasión para probar nuevas tácticas a modo de entrenamiento de cara a la segunda fase.

“Nos vamos a la segunda fase con la sensación de haber hecho bien los deberes y con muy buena puntuación por lo que llegamos con bastantes opciones. Ahora tenemos dos semanas para seguir trabajando y preparar el partido contra Ibiza” declara Lorenzo Ruiz.