No es que yo sea de ir a mucho a la Feria del Libro, ni a la de Madrid ni a ninguna otra, pero en la de Málaga coincidí hace unos días con Damián Cordones (1980), escritor muy adscrito a la ciencia ficción, pero cuyas ambiciones creativas viajan más allá del género que le fascina. Y pasamos la mañana hablando de Stanislaw Lem, ya que este autor de Jaen se ha atrevido en ‘Parisia’ (El Transbordador, 2021) a acometer la aventura prodigiosa de escribir una novela inspirada en uno de los libros ficticios con los que el gran maestro polaco fantaseó en ‘Vacío imperfecto’ (Impedimenta, 2013). Suena más complicado de lo que es; basta decir que ‘Parisia’ es un gran libro, y uno que partiendo de Lem tiene mucho de su propio y verdadero autor, un amable Damián Cordones. Poco más hice en la Feria del Libro. En cambio, unos días después sí pasé un buen rato en una coqueta librería de segunda mano, ‘La isla negra’. De allí, rescaté el ‘Especial Hergé’ (Norma, 1983) que ‘Cairo’ dedicó al creador de Hergé poco después de su muerte –es una versión alterada e hispanizada de una publicación francesa-. ¿Qué autor español recibirá un honor semejante tras su muerte? ¿Ibáñez? ¿Giménez? Quizá podríamos darles antes algún premio, ¡quizá incluso compartido! Sería un curioso y llamativo gesto, la oportunidad de devolver la atención a las viñetas.