La creación de empresas en Málaga ha firmado su dato más flojo en mucho tiempo en este pasado 2020 debido sin duda al impacto de la pandemia del coronavirus en el flujo económico y en las perspectivas de negocio. La cifra de constitución de nuevas sociedades mercantiles se situó en 4.222 en la provincia, con un desplome del 19,4% en relación al año anterior, según los datos de cierre de ejercicio publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Málaga registró así su volumen más bajo de creación de empresas desde el año 2012, cuando se vivían los momentos más duros de la anterior crisis económica (entonces fueron 4.193). En cuanto al descenso porcentual, es el mayor sufrido en los últimos doce años, ya que en 2008, cuando estalló la recesión, la caída fue del 26%.

Pese a la bajada, Málaga se mantiene como la cuarta provincia española que más empresas generó en 2020 tras Madrid (17.964), Barcelona (12.231) y Valencia (4.684). Además, la provincia malagueña concentró casi un tercio de todas las constituidas en Andalucía el pasado ejercico (13.646). En la región, la bajada interanual fue del 12,3%.

A nivel nacional se constituyeron 79.151 nuevas sociedades mercantiles, con un descenso del 15,8%, su mayor retroceso en once años y el dato más bajo desde 2009, según el INE.

Es el segundo año consecutivo en el que baja la constitución de empresas en España, aunque el retroceso de 2020, motivado por la pandemia, ha sido bastante superior al que se registró en 2019 (-1,2%).

Para la constitución de las 79.151 empresas creadas en 2020 se suscribieron casi 4.911 millones de euros, lo que supone un 11,7% menos que en 2019, mientras que el capital medio suscrito, que se situó en 62.045 euros, avanzó un 4,8% en el año.

En 2020 se disolvieron 20.259 sociedades mercantiles, un 13,1% menos que en el año anterior, poniendo fin a cuatro años de crecimientos continuados. Se trata además de la cifra más baja desde 2011. De las 20.259 empresas que se disolvieron en 2020, el 75,6% lo hicieron voluntariamente, el 14,3% por fusión con otras sociedades y el 10% restante por otras causas.

El 21,8% de las sociedades mercantiles que se crearon el pasado año se dedicaba al comercio y el 15,2% a actividades inmobiliarias, financieras y seguros. En cuanto a las sociedades disueltas por actividad económica principal, el 19,4% pertenecía al comercio y el 15,8% a la construcción.

Por su parte, el número de sociedades mercantiles que ampliaron capital disminuyó un 17,3% el año pasado, hasta las 25.195 empresas. El capital suscrito en dichas ampliaciones superó los 19.364 millones de euros, cifra un 21,9% inferior a 2019, mientras que el capital medio fue de 768.588 euros, un 5,6% menos.