El año 2020 se ha confirmado como el peor ejercicio que se recuerda debido a los efectos de la pandemia, con una caída de 9,3 millones de visitantes en Málaga respecto al año anterior (el descenso es del 71%) y unas pérdidas en ingresos de 10.351 millones de euros para la economía de la provincia, según el balance realizado este viernes por la Diputación Provincial, que no ha dudado en calificar las cifras de "desastrosas".

El presidente de esta institución, Francisco Salado, ha afirmado que la bajada media de los indicadores de demanda ha sido del 75% y ha lanzado un mensaje "rotundo" de apoyo al sector para tratar de que 2021 sea un año, al menos, de cierta recuperación.

Málaga ha saldado este fatídico año del coronavirus con sólo 3,7 millones de turistas y algo más de 4.000 millones de ingresos vinculados de forma directa o indirecta a esta industria, unos guarismos muy alejados de la pujanza habitual de la provincia en este apartado y que la retrotraen a niveles de hace 40 años.

"No vamos a maquillar la realidad. Son datos desastrosos y demoledores", ha comentado Salado, acompañado de la consejera de Turismo Costa del Sol, Margarita del Cid, del presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón, y de Antonio Díaz, director gerente de Turismo Costa del Sol.

La caída de visitantes ha sido generalizada en todos los mercados. Gran Bretaña registra un descenso de 2,2 millones de turistas (aunque sigue siendo el emisor principal), y destaca también la bajada del mercado nacional (se pierden 814.000 visitantes, un 60% del total), de Alemania (-562.296, un 75%), de Francia (-407.376, un 71,2%) y de Irlanda (-363.537, un 84%), por citar las primeras posiciones.

El año deja un "brusco descenso" de entradas de turistas tanto en el Aeropuerto (-74,1%, con una bajada de 2,4 millones de llegadas), en el AVE (-61%, para una caída de 351.799 viajeros) y en los cruceros (casi un 90% menos, para bajar en 40.172 pasajeros.

En cuanto a los establacimientos de alojamiento, se han perdido 5,4 millones de viajeros y 21,8 millones de pernoctaciones, sin contar las viviendas turísticas. El mercado nacional bajó un 54,5% y el extranjero un 82,3%. En el caso de los hoteles, el grado de ocupación ha bajado del 63,7% de 2019 al 23,3% de 2020. La estancia media también ha caído de 3,5 días a 1,9.

El daño en el tejido empresarial y el empleo es, claro está enorme. Según el balance de la Diputación han desaparecido un 13,4% de negocios (unos 1.785), con lo que ahora quedan cerca de 11.600. La media de trabajadores afiliados ha bajado en unos 17.600, con lo que ahora hay alrededor de 102.000 empleados.Todo eso sin tener en cuenta que hay muchos trabajadores en ERTE, sin actividad pero que siguen siendo contabilizados como afiliados.

A pesar del desastroso año, la oferta reglada de alojamiento en la Costa del Sol ha seguido en alza debido al incremento y registro de las viviendas con fines turísticos. Ahora mismo, contando todos los tipos de establecimientos, hay casi 423.000 plazas, con una subida del 6,8% sobre las cifras de 2019. Las viviendas turísticas por sí solas concentran 214.000 plazas, con un aumento en este caso más moderado del 2,8%.

Salado ha mandado un mensaje de apoyo y ánimo a los empresarios y los trabajadores del sector, que tradicionalmente ha sido principal motor económico de la provincia. "Estoy seguro de que nos levantaremos, de que la Costa del Sol volverá a convertirse en uno de los principales destinos del mundo y el turismo volverá a generar ingresos, empleo y riqueza en Málaga", ha afirmado.

Según ha comentado, Turismo Costa del Sol, trabaja ya para que 2021 un año de "recuperación" junto a los empresarios del sector, caso de Aehcos. La estregia se volcará en un plan de marketing turístico para un mundo digital basado, en el 95% de sus acciones, en la innovación, dado que lo previsible es que las principales ferias del sector no se celebren de forma presencial este año. Turismo Costa del Sol cuenta para 2021 con un presupuesto de 11.670.000 euros y un incremento del 2,41% respecto a 2020.

"Somos un destino con una oferta imbatible y podemos ofrecer unas absolutas garantías de seguridad a nuestros potenciales visitantes. Por eso vamos a seguir reivindicando, con fuerza, medidas que nos ayuden a salir de esta crisis en las mejores condiciones", ha señalado.

El presidente de la Diputación ha reclamado al Gobierno que apoye al sector con ayudas directas y mejore el control de las pruebas de diagnóstico a los visitantes que vienen de países de riesgo para garantizar la seguridad del destino Costa del SOl. Además, reclama qeu se permita a los turistas realizarse en sus países de origen un test de antígenos en sustitución de la PCR, que tiene un precio muy elevado.

Además, ha reclamado la reducción del IVA en algunos segmentos turísticos como el ocio y el golf, así como la supresión de determinados impuestos, que se prorroguen los ERTE mientras dure la pandemia y el establecimiento de corredores turísticos seguros en las mismas condiciones para todo el país. "Soluciones urgentes y necesarias para garantizar la supervivencia de la industria y el bienestar de la Costa del Sol", ha recalcado.